Redes sociales, el gran dilema

Redes sociales, el gran dilema

por

Mel Quispe

Estudiante avanzada de la carrera Comunicación Social. Amante de la Fotografía

#Cine

Hace algunas semanas, Netflix estrenó una nueva docu-serie titulada “The social dilemma”, que expone los peligros ocultos que encierran las plataformas digitales (redes sociales), y alerta sobre el uso excesivo de las pantallas.

El documental se apoya en una dramatización ficticia de una familia y en expertos en; tecnología, informáticos, ex empleados de grandes empresas como  Google, Twitter, Facebook, para comunicar a fondo los problemas que genera el uso irregular de la tecnología, los algoritmos dentro de las redes sociales, y el impacto a futuro en nuestra sociedad.

La dramatización muestra como uno de los integrantes (adolecente) de la familia se encuentra inmerso en las redes y se dedica más tiempo a observar una pantalla que a vivir la vida real.

Cocktail: Tónica Italiana by Pipi

No es la primera vez que nos alertan sobre el lado oscuro de la era tecnológica, ya en 2011 con el estreno de Black Mirror vimos lo que podía llegar a pasar, pero en ese momento nos parecía tan distópico y surreal que ni siquiera imaginábamos que en 2020 seriamos parte de la 6° temporada literalmente.   

Lo interesante de esta docu-serie es que se centra en el peligro de los “algoritmos” que contienen las redes en los “me gusta”. De estos se basan para construir un contenido único y personal, que hace que inviertas mucho tiempo en la pantalla al punto de llegar a la dependencia, y que veas solo lo que quieras ver, es decir, una realidad fragmentada e idealizada a tu gusto y en donde muchas veces juegan un papel importante las fake news. Casi que platean a las redes como vehículos de perpetuación de ideas y de poder de manera sigilosa por parte de grandes empresas.

Si bien en la hora treinta y seis minutos que dura el documental, no se enfoca demasiado en el peligro sobre el compartimiento de información personal, si te produce analizar como es el uso que le das a las redes en el trayecto. Sobre todo cuando, Tristan Harris (ex diseñador ético en Google), trae a colación nuevamente la frase: “Si no pagas por el producto, entonces tú eres el producto”. Tampoco es muy visible el mensaje de advertencia sobre los problemas de autoestima que generan las redes, pero si muestran algunos datos. El psicólogo Jonathan Haidt, encargado de investigar sobre el uso de las redes sociales por parte de los adolecentes, menciona que la depresión y la ansiedad entre preadolescentes y adolescentes en EE.UU creció exponencialmente a partir del 2011 en adelante, asociándolo indirectamente a los tiempos de redes.

Tekis

Al finalizar, los expertos no dejan algunas recomendaciones para regular nuestro consumo, pero sobre todo, consejos a madres y padres para que estén más atentos al uso que le dan sus hijos como; desactivar algunas notificaciones, redes sociales solo a partir de la adolescencia, que controlen el tiempo que pasan sus hijos con el celular y  delimiten horarios.

“El dilema de las redes sociales”, nos inspira a analizar y reflexionar sobre el uso que le damos a ciertas redes. Muchas de ellas son de gran ayuda y nos facilitan contenidos interesantes, pero la reflexión cambia cuando se trata de niños y niñas al mando de las pantallas, o adolecentes que se encuentran sumergidos en un mundo donde los “me gusta” o la cantidad de “seguidores”, son más importantes que los amigos de la vida real. Sin dudas es uno de esos documentales que nos dejan dudas existenciales y nos proponen revisar la vida que naturalizamos.