¿Qué es la Ontología del Lenguaje? Usos y beneficios

¿Qué es la Ontología del Lenguaje? Usos y beneficios

por

Jaime Rodriguez Baldiviezo

Técnico Superior en Liderazgo Ontológico. Fundador de BERH. Amante de las artes. Entrenador y ex atleta de selección.

#DesarrollaTuPotencia

Conferencia de prensa

¿Cómo explico que es la Ontología del Lenguaje?

Podríamos comenzar con el origen epistemológico de la primera palabra: proviene del griego óntos que significa ser y del término logía/logos que significa ciencia o doctrina, la “Ontología” en efecto sería una ciencia que estudia al ser y sus propiedades.

Sin embargo, la Ontología del Lenguaje va más allá, se aleja de viejos conceptos y abre la puerta nutriéndose de grandes avances históricos, naciendo particularmente en el medio de una emergencia comunicacional. Un ejemplo práctico seria observar un ser humano en su comunicación verbal y no verbal, con el contexto que lo rodea, donde ambos intercambian información continuamente.

Rafael Echeverría es un sociólogo y filósofo chileno, creador del término ontología del lenguaje, que se “refiere a la naturaleza del ser humano como ser intrínsecamente lingüístico” (Wikipedia)

Las contribuciones a partir de la metafísica, el pensamiento y la psicología sistémica, de la antropología, de la sociología, es decir, de las ciencias biológicas, lingüísticas y humanas, nos ha llevado a reconocer el lenguaje como hilo conductor para la comprensión de la vida humana.

Como plantea Echeverría “cuando hacemos referencia a que algo es ontológico, hablamos desde nuestra forma particular de ser. Hagamos lo que hagamos, digamos lo que digamos, siempre se revela una cierta comprensión de lo que es posible para nosotros como seres humanos. Cada planteamiento hecho por un observador nos habla del tipo de observador que ese observador considera que es”.

Willie Pastore

Ahora bien ¿con qué se come? y ¿para qué sirve?


Partamos de un ejemplo propio: una vez llevando a mi sobrino al colegio, el niño se dio cuenta de que no tenía su merienda en la mochila. Sin dudarlo, se enojó y culpó a su madre, la fiel encargada de que esa merienda este allí. Yo aproveché la situación para preguntarle: ¿qué puedes hacer vos la próxima vez para que suceda algo distinto y puedas tener tu merienda en la mochila? La criatura me respondió, -decirle a mi mami que no se lo olvide-, a lo que continué: ¿y si tu mami se sigue olvidando, encuentras otra alternativa? A lo que mi sobrino me respondió -creo que mejor me hago cargo yo, aparte es mía la merienda-.

Aquí observamos claramente el poder del lenguaje y en especial de las preguntas que hacemos y que nos hacemos. ¿Alguna vez preguntaron algo que iba en la dirección opuesta a donde querían llegar?, ¿o dijeron algo, a lo que al siguiente segundo todo fue distinto? Por ejemplo: "Sí acepto", "¡no!", "te amo"; etc.

Volviendo al ejemplo de mi sobrino, quizás este suene sencillo ya que trata sobre una merienda. Les propongo cambiarme a mí por un grupo de clientes en busca de productos y/o servicios que los vuelven locos con preguntas, y que ustedes son el niño que no logra ponerse de acuerdo, donde su madre es su jefe o sus compañeros de trabajo y lo que se debate no es la merienda sino, mejoras en la cadena de producción, como enseñar a cerrar negociaciones, qué sucedió este mes entre jefes y operarios, etc. ¿Qué papel creen que juega la comunicación verbal y no verbal en esta escena (intervención ontológica organizacional/empresarial)? Y si le buscamos algo más, por ejemplo esta relación tóxica que estás sosteniendo, en la cual no puedes sacarte estos pensamientos nocivos de la cabeza ¿te imaginas lo distinto que sería teniendo algunas intervenciones individuales de introspección ontológica (coaching ontológico)? 

Hoy en día existen organizaciones, empresas, equipos deportivos, atletas individuales, figuras públicas, conferencistas, etc., que están adquiriendo tips o concretamente instrumentos propios de la ontología del lenguaje. Desde trabajar su respuesta a distintas situaciones, cómo sortear emociones y estados de ánimo, hasta las formas que existen de comunicación como seres humanos, por mencionar algunas.

En conclusión y desde mi punto de vista, es un constructo interdisciplinario con el cual podemos tener una herramienta para todos los ámbitos de nuestra vida, ya que hagamos lo que hagamos, nuestra forma de comunicación nos condiciona a todos por igual. Podemos emplearla para ser conscientes del uso propio que hacemos de nuestro lenguaje, donde la forma en la que nos comunicamos con los demás o con nosotros mismos, puede jugar en contra o absolutamente a favor para los distintos ámbitos de nuestra vida, como por ejemplo la gestación de nuevos negocios y formas de subsistencia, o también para ver de qué manera sortear nuestra existencia para autogestionarnos hacia nuestra armonía como seres humanos.