Los intrusos de la lactancia

Los intrusos de la lactancia

por

Gachi Salum
Graciosa y desopilante, es una convencida de que "la risa salva". ¡Ah! También es abogada.

Mirala vos, ahora "La Gachi" es columnista

Cuando te convertís en mamá no hay conexión más maravillosa con el bebé que dar teta, peeroooo…no tardarán en aparecer los “intrusos de la lactancia”. Si tenías alguna duda o temor, estos seres llegarán para agregar más confusión y en ocasiones ira, que tratándose de una mujer puérpera, les juro, no es poca cosa.

Los primeros meses estás demacrada, exiliada y ¡muerrrrta de hambre! La lactancia es canilla libre, open 24 horas, All Inculsive y a aun así te preguntan “¿Se llena?”,  “Deberías darle una mamadera para que duerma”, “¿Tenés suficiente leche?”, “¿Probaste tomando mate cocido?”, “A mi abuela le daban cerveza de malta”, “¿No lo estarás sobrealimentando, no? Dale cada 3 horas”, “Son 15 minutos de cada teta”.

Si el bebé llora, la típica “¿Por qué llora?” “¡Noooo, esa criatura está llena de cólicos!” “Decime, ¿no estarás tomando gaseosa o comiendo porotos vos?” Ahora bien, si el bebe no quiere tomar es porque seguro estuviste comiendo ajo y cebolla, porque claro, el olor pasa a la leche.

Después de los 6 meses y… un poquito más también, que será un año, año y medio… te ven dando la teta y les cae como tamal del carnaval pasado, para ellos es el peor de los horrores “¿Le seguís dando teta?” “La  criatura se acaba de comer un puchero y pide teta!” “¡Nooooo, ya te agarro de chupete!”, “¿Hasta cuándo le vas a dar?” “Y viste, ya tiene todo el comedor el nene”.

A veces “el intruso”, somos nosotras mismas esas noches en vela: “Voy a aguantar hasta los 6 meses y le corto”, “Ya tiene un año, ya está”, “Estoy harta, mañana me tomo la pastilla y listo, total ya come de todo”, “Es la última noche que no duermo, mañana le doy una mamadera!”

¡No dejes que “el intruso! entre a tu vida!! ¡Ya tenés bastante con tu maridooooo!! (No, no, mentiritaaa), ya tenés bastante con las noches en vela, los pezones agrietados y ese indigno artefacto llamado “sacaleches”… ¡Lo estás haciendo bien!

Dar teta no es solo alimento, es apego, es amor, cura, calma, y sii… también duele, cansa, a veces cuesta, pero… si no fuera por amor, nadie haría gran cosa.

Después de los 6 meses y… un poquito más también, que será un año, año y medio… te ven dando la teta y les cae como tamal del carnaval pasado, para ellos es el peor de los horrores “¿Le seguís dando teta?” “La  criatura se acaba de comer un puchero y pide teta!”