Libra, una danza

Libra, una danza

por

Carla Falistoco
Eterna estudiante. Lectora, cinéfila, esclava de 2 gatos.

#Astrología

LIBRA

MASCULINO

ELEMENTO: AIRE

MODALIDAD: CARDINAL

PLANETA REGENTE: VENUS ♀

NÚMERO: 7

Ilustración: Flori Rodri.

Armonía, complementariedad, equilibrio, liviandad, estética, arte, simetría, danza, movimiento, apertura. Las palabras de Libra, las palabras de este nuevo período que comienza este mes y dura hasta el 22 de octubre.  

Cuando pensamos en Libra, pensamos en energía de equilibrio. Después de todo, el símbolo libriano es la balanza. Pero ¿de qué se trata este equilibrio vinculado a esta energía? Es un balance ligado principalmente a la vincularidad. ¿Por qué? Porque es a través del descubrimiento de un otro, de una complementariedad, que encuentro el equilibrio.

Libra es el primer signo del zodíaco que se para frente a otro (Aries). El mandala zodiacal es un círculo, y como tal, nos encontramos parados en el momento 7 del mismo. Luego de atravesar el fuego impulsivo de Aries, el desarrollo de la materia en Tauro, la multiplicación y asociación de energías en Géminis, el nacimiento de un borde y una comunidad en Cáncer, la autoexpresión de Leo y la percepción de un sistema superior a todo en Virgo, llegamos a Libra, el primer signo que confirma lo que ya se sospechaba. Esto es, que efectivamente hay otro, y que ese otro representa una energía complementaria que también me constituye. Es decir, que no es ajena a mí por más que psicológicamente así lo sienta.

Con Libra pasamos al “otro lado” del mandala zodiacal y nos encontramos con Aries, su opuesto. ¿Y porqué es importante entender esto? Porque para experimentar la energía libriana, si o si debemos ser conscientes de este juego de complementos. De ahí que sea una energía tan asociada a la pareja, al vínculo, al equilibrio entre las partes. Para Libra, la realidad se vive en ese dinamismo entre dos polos y entre ellos es que se produce “la danza”. El equilibrio como tal es algo efímero, y Libra se mueve mejor que nadie en ese terreno buscando siempre mantener esa armonía y simetría (dos palabras muy librianas). Para Libra, no existen los movimientos absolutamente independientes. Y profundamente, lo que esto simboliza es que todo lo que soy, es en relación a otro. La percepción de la realidad es un movimiento entre esos polos opuestos que buscan encontrarse y para Libra no hay uno con más importancia que otro porque en definitiva son interdependientes. Por eso, es una energía de apertura. Hay que estar muy abierto para percibir el punto de equilibrio, el cual se pierde y encuentra constantemente. Y es desde ahí que un libriano organizará su identidad.

Aquí es donde podemos comenzar a comprender el psiquismo de una persona nacida bajo el signo de Libra en una sociedad que nos exige contantemente definiciones. Y lo primero que podemos decir, es que son personas organizadas en base al deseo del otro. ¿Qué quiere decir esto? Libra vibra profundamente esta idea de que la realidad es vínculo y se mueve en base a esa percepción. Hay una actitud muy sensible y atenta a lo que motiva al otro para así complementarlo y al mismo tiempo descubrir su propio deseo.  Profundamente, el deseo de Libra es que el deseo del otro se haga presente. Esta es su naturaleza básica y es lo que captará inconscientemente. De esto se deprende que haya tantos librianos relacionados al mundo del arte, de la belleza, de lo estético que tengan ese don de balancear y armonizar, o esa mala fama de indecisión y tibieza. Comprendiendo la energía profunda que atraviesa cada signo es que podemos comenzar a entender las manifestaciones y lecturas posibles que hacemos como seres humanos de cada punto zodiacal.  

¿Cómo nos afecta el momento libriano?


De esta forma, el momento libriano es un período para repensarnos como algo más que seres independientes, definidos, clasificados e identificados en determinados polos. Descubrir el punto medio, complementarnos, dar lugar para que emerja la belleza, la armonía, entender al otro como un espejo de uno mismo, ser conscientes de nuestras formas de vincularnos, abrirnos y, sobre todo, buscar ese equilibrio entendiéndolo como algo efímero. Quizás el mayor aprendizaje libriano sea dejar de poner tanta energía en mantener un equilibrio que tiene como característica principal la fugacidad, y ser más conscientes de esos momentos de plenitud sutiles, dónde todo encaja y fluye.

 

Preguntas para hacerse: ¿Cómo me abro a otros? ¿Cómo reacciono ante los momentos de inestabilidad? ¿Qué significan los vínculos en mi vida? ¿Qué me complementa y cómo complemento a los que me rodean?

Personalidades de Libra: John Lennon – Matt Damon – Juan Domingo Perón – Gwen Stefani – Zac Efron – Juan Martin Del Potro – Kate Winslet – Will Smith – Lali Espósito