La vedette de los abusos volvió: Los planes de ahorro en pandemia

La vedette de los abusos volvió: Los planes de ahorro en pandemia

por

Pachi Tabera
31 años
Abogada
Fundadora del Club de Abogadas
Titular del Estudio Jurídico "Quiroga & Tabera"
Presidenta de OCUJ

#ConsumidoresInteligentes

Recordemos esta triste historia que venimos contando hace rato, en esta columna como en Tribunales: la abusividad en los aumentos de cuotas de planes de ahorro.

Desde el 2018 las Administradoras de Planes de Ahorro vienen masacrando ahorristas con sus modalidades abusivas, cosa que hemos detallado al milímetro en columnas anteriores que puedes leer aquí: PLANES DE AHORRO: DE LA IDÍLICA TEORÍA A SU PERVERSA PRÁCTICA, LAS ADMINISTRADORAS DE PLANES DE AHORRO SON LAS “ICARDI” DEL MERCADO y LA MÁS DESEADA: LA CAUTELAR PARA PLANES DE AHORRO.

Mientras ello sucedía, el organismo de control llamado Inspección General de Justicia que podría haber frenado dichos abusos, se sumía en un sueño encantado esperando el beso del príncipe azul Alberto Fernández. Ahora despertó, y dictó una resolución con intenciones de proteger a los ahorristas, pero que tiene varios detalles a considerar y para criticar. 

La cocina
Foto: Adobe Stock

Visto y considerando que vamos a hacerle una fuerte crítica, por lo menos tendré la decencia de presentarles de quién les hablo: La Inspección General de Justicia o mejor conocida como IGJ. Éste Organismo de Control pertenece al Poder Ejecutivo Nacional ya que es parte del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, fue creado en 1980 con la Ley 22.315 por la que vino a sustituir a la Inspección General de Personas Jurídicas.

La función de la IGJ es, por un lado, registrar la inscripción de las sociedades comerciales que se constituyen en el ámbito de la Capital Federal, así como también otorgar personería jurídica a las entidades civiles que así lo soliciten, inscribe en la matrícula a los comerciantes y auxiliares de comercio, y por otro lado, también tiene competencia de fiscalización de las sociedades comerciales, de las sociedades constituidas en el extranjero que hagan ejercicio habitual en el país de actos comprendidos en su objeto social, establezcan sucursales, asiento o cualquier otra especie de representación permanente, de las sociedades que realizan operaciones de capitalización y ahorro, de las asociaciones civiles y de las fundaciones.

Destacando lo importante y pasando en limpio: la IGJ registra las Sociedades de Ahorro Para Fines Determinados que en criollo son nada más ni nada menos que las Administradoras de los Planes de Ahorro, pero a su vez, luego de “darles vida” registrándolas tiene el deber de fiscalizarlas, es decir de controlar su ejercicio y actividad.

Ahora, el problema, ¿Uds. vieron/escucharon/leyeron alguna acción realizada por IGJ en los últimos 3 años? ¿No? Pues yo tampoco. Desde abril 2018 que con la excusa de la disparada del dólar, las cuotas de los planes de ahorro subieron exponencialmente, las Administradoras en vez que consultar con sus mandantes (los ahorristas) como obliga el Código Civil y Comercial siguieron emitiendo cuotas a favor de su propia empresa y en desmedro de los ahorristas, jamás transparentan los “Gastos Administrativos” o los “Gastos de Flete” y demás, atan a los ahorristas a los seguros que vende la concesionaria, etc. ¿Y la IGJ? ¿Y Candela? ¿Y la moto? Todas estas situaciones que HASTA SALIERON EN LOS DIARIOS, la IGJ las miraba desde la platea sumida en un cómplice mutismo. ¿Se puede ser tan tibio y connivente con los abusivos empresarios? SE PUEDE.

  • La Resolución 14/2020 de la IGJ:

Luego de un cambio de Gobierno en diciembre 2019 y habida cuenta de que a la situación de abusividad vivida se le sumaba la crisis socio-económica de la Pandemia COVID-19, la IGJ dictó el pasado 10/4/2020 una Resolución respecto de los Planes de Ahorro.

Ésta Resolución tiene 3 ejes principales, crea un sistema de diferimiento del pago de parte de las cuotas del Plan de Ahorro, suspende las ejecuciones prendarias, crea una bonificación a favor de los ahorristas. Suena divino, ¿no? Bueno, veamos en detalle cómo es cada cosa para que cada uno evalúe realmente si esta Resolución es una buena noticia, una mala o da igual por tibia.

Foto: iProfesional
1- Diferimiento de la cuota:

  • No todos los ahorristas puede aplicar para el diferimiento de la cuota, solamente podrán los que se adhirieron al Plan de Ahorro con anterioridad a Septiembre/2019, además el contrato debe estar vigente (es decir sin mora) al momento de solicitar este diferimiento.

Para el caso de los contratos (sin auto adjudicado) que están caídos por falta de pago o renuncia del suscriptor, pueden acceder al diferimiento siempre y cuando la baja sea posterior al 1 de abril de 2018 y se pongan al día con todo lo adeudado.

  • Se pueden diferir hasta 12 cuotas como máximo, es decir, no es para todo el plan. Además el diferimiento será escalonado, específicamente sería, de esas 12 cuotas total que vamos a solicitar diferir: las primeras 4 tendrían un diferimiento del 30% del valor de la cuota, las segundas 4 del 20% y las terceras 3 del 10%.
  • Recordemos que diferimiento no es bonificación, luego ese porcentaje que se patea para adelante vamos a tener que pagarlo igual. Dicho monto diferido deberá ser abonado hasta en 12 cuotas luego de finalizado el plan de ahorro.
  • La IGJ dijo que los que metieron una demanda en defensa de sus derechos por los aumentos abusivos de cuotas no podrán acceder a éste beneficio, cosa que me parece nefasta, ya que lo interpreto como una manera de castigar al que osó defender lo que es suyo. Tremendo, más aún viniendo por parte del Estado que debería ser el que nos protege y no el que nos discrimina.
  • Los que tengan el beneficio y luego demanden judicialmente teniendo a favor una medida cautelar, pierden el beneficio automáticamente y comienza a regir dicha medida cautelar.
  • Para optar por el diferimiento de las cuotas puede hacerlo el propio ahorrista yendo personalmente a la Concesionaria donde contrató, por correo electrónico a la Administradora del Plan o completando un formulario on line en las páginas de dichas Administradoras.
2- La Bonificación:


La Resolución de IGJ dice que la Administradora del Plan debe otorgar una bonificación del 58,33% del monto total que se difiere, lo que aproximadamente significaría un 1,4% del valor de la cuota. Considerando una cuota promedio de $20.000, estamos hablando de una bonificación de $280 en cada cuota, claramente insignificante.

Encima, no acceden todos los beneficiarios del diferimiento a esa bonificación, solamente los que estén al día con los pagos, que no hayan realizados pagos de anticipo de cuotas y que el plan sea de los siguientes modelos:

  • Ford: Ka, Ka+ y Ka Freestyle.
  • Chevrolet: Onix Joy 1.4 h MT y Onix Joy Plus 1.4 MT.
  • Toyota: Etios X 1.5 6MT 4p, Etios X 1.5 6MT 5p y Yaris XS 1.5 6MT 5p.
  • Renault: Sandero Ph2 Life 1.6, Logan Ph2 Life 1.6, Kwid Zen 1.0 y Kangoo II Express Confort 1.6 Sec.
  • Volkswagen: Up, Gol, Polo, Virtus, Voyage y Saveiro.
  • Citröen: C3 Live, 208 Active, Berlingo Furgon y Partner Furgon Confort.
  • Fiat: Mobi, Uno, Argo, Fiorino y Strada.
  • Chery: Chery QQ
3- Suspensión de Ejecuciones Prendarias:


A los adheridos el diferimiento de ésta Resolución se les suspenden los secuestros prendarios del vehículo que se realizan cuando el ahorrista cae en mora, pero esa suspensión es solamente hasta el 30 de septiembre de 2020, es decir solamente es por unos meses.

Por último y en relación a ésta suspensión de los secuestros, también ordenó a las Administradoras a Condonar los intereses punitorios, pero los moratorios continúan corriendo y no tienen tope alguno.

¿CONCLUSIÓN? La IGJ tenía las facultades y la oportunidad de dictar una Resolución contundente que no solo proteja a los consumidores sobreendeudados por el contexto de  pandemia sino que resuelva el problema de fondo de las abusivas Administradoras, pero no lo hizo. Sacó una resolución que tiene más sombras que luces y que bajo ningún punto de vista conviene más que el juicio por reclamar los derechos que deben ser escuchados realmente.

Aún así, aún para desaconsejar que no se haga la demanda judicial y que se opte por este diferimiento, sentí la necesidad de explicar la verdad de la milanesa, todo a fin de que no te vendan cualquier cuento de hadas en la concesionaria.

 

Desde abril 2018 que con la excusa de la disparada del dólar, las cuotas de los planes de ahorro subieron exponencialmente, las Administradoras en vez que consultar con sus mandantes (los ahorristas) como obliga el Código Civil y Comercial siguieron emitiendo cuotas a favor de su propia empresa y en desmedro de los ahorristas".