La carrera para llegar al verano

La carrera para llegar al verano

por

Gachi Salum
Graciosa y desopilante, es una convencida de que "la risa salva". ¡Ah! También es abogada.

Mirala vos, ahora "La Gachi" es columnista

Empieza Agosto y con él la carrera por llegar al “verano”. Es es aquí cuando la gran mayoría queremos soluciones mágicas para dejar atrás esos kilitos que acumulamos en el invierno, o bueno… unos cuantos inviernos…

El primer día estás optimista, te pones grandes metas y arrancas con todo: empezás a comer sano, dejás las harinas (solo si es necesario), salís a caminar y… hasta pensás en lo extremo… si, en inscribirte en un gimnasio…

“El gimnasio”, ese  lugar en el que encontrás a todos esos seres de cuerpos torneados, que entrenan todo el año, o más bien, ¡hace años! Entrás y es esa sensación de estar como anchoa en pastafrola,  te miran y… ¡no pueden creer el estado en el que estas! Obvio…  no tardarán en llegar los comentarios... “¿¡Qué hacés acá!?” “¡Ya empiezan a caer todos estos que quieren llegar al verano!” Ni hablar si sos reincidente “Ahí lo tenés… Volvió como todos los años, en Agosto”. Pero tu autoestima se destroza en el preciso momento en que  el/ la profesor/a o… bueno “entrenador/a” pregunta “¿Es tu primera clase? Vos, tímidamente, asentís con la cabeza…(no vaya a ser que alguien escuche…) Bueno…“Vamos a empezar de a poco”, y previo suspiro, te dice… “Primero vamos a reducir y de acá a unos… varios meses pensaremos en tonificar”, (Vos sabias que no estabas a punto, pero que te digan “reducir”… fuerte ¿no?) Y sigue: “Decime, ¿Te estás cuidando con las comidas? Arranquemos tomando por lo menos 3 litros de agua”. Terminas la clase a duras penas, te duelen hasta las pestañas, y… es ahí cuando recordás ¡por qué jamás vas al gimnasio!! Esta vez sos vos el que se pregunta “¡Qué hago acáaaa!”

Arrancás la dieta, que por supuesto es constantemente boicoteada porque, con los primeros calores a todos les da por festejar su cumpleaños, bautismo, comunión,  Pachamama y cuanto evento se les ocurra… ¡así no se puede cheeeee! la voluntad es frágil y a este paso lo más probable es que llegues, con suerte, al verano Europeo…

Pero que no decaiga, no importa cómo llegues al verano, porque en definitiva, con los brindis de fin de año ¡volvés a fojas cero! Y  se escucha “Tengo que bajar  los kilos de las fiestas” y… el pan dulce nos juega una mala pasada…

¡No te preocupes tanto por la forma en la que llegues al verano! Las carreras a veces se ganan y a veces se pierden…Disfrutá del sol, el calor ¡y de la vida! Porque aunque algunas Barbies y otras Peponas, ¡todas somos muñecas!

Igual… intentemos cuidarnos, pero que sea por nuestra salud, ¡Hasta el próximo viernes!  

Arrancás la dieta, que por supuesto es constantemente boicoteada porque, con los primeros calores a todos les da por festejar su cumpleaños, bautismo, comunión,  Pachamama y cuanto evento se les ocurra… ¡así no se puede cheeeee! la voluntad es frágil y a este paso lo más probable es que llegues, con suerte, ¡al verano Europeo!"