Juguetes sexuales: ¿Ya te animaste a probar alguno?

Juguetes sexuales: ¿Ya te animaste a probar alguno?

por

Sofía Achem

Médica. (MP. 3470) Especialista en Ginecología con orientación en Medicina Sexual.
Docente universitaria. Miembro de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana.
"Los límites existen adentro tuyo...las alas también".

#HablemosDeSexoYPlacer

¿Te animaste a explorar en el mundo de los juguetes sexuales? ¿Sentiste curiosidad, pero no sabes cómo dar el paso? En esta nueva columna te dejo información útil, como siempre voy a intentar derribar mitos, que lo único que hacen es obstaculizar nuestra vida diaria.

Conferencia de prensa

Los juguetes sexuales no son un invento de este siglo, ni mucho menos de los últimos años. Existen evidencias que en la Antigua Grecia existían los OLISBOS, que eran algo así como un consolador en forma de pene, hecho de cuero, piedra o madera que se lubricaba al momento del uso con aceite de oliva.

Cuenta la leyenda que Cleopatra, fue la primera mujer en usar un vibrador, uso un rollo de papiro, al que en su interior le coloco abejas vivas, el revoloteo de las mismas hacían el efecto vibrador y con eso jugaba la bella Cleopatra en el Antiguo Egipto.

El vibrador eléctrico, similar a los que hoy tenemos en el mercado, data de finales del siglo XIX. El médico británico Joseph Mortimer Granville es considerado el padre del vibrador. El objetivo de este invento era usarlo en el consultorio como una herramienta terapéutica para combatir lo que en la época victoriana se conocía como “histeria femenina”.

En 1902, se lanzó al mercado en EEUU; el primer vibrador eléctrico, se vendía en las casas de electrodomésticos y llegó al mercado mucho antes que otros aparatos domésticos que hoy se consideran esenciales, por ejemplo: nueve años antes que la aspiradora y diez años antes de la plancha eléctrica.

Muchas compañías diseñaron sus propios modelos y las diversas versiones se anunciaban como máquinas de masaje antiestrés en revistas y catálogos de costura y modas. Una página del catálogo Sears de electrodomésticos de 1918 incluye un vibrador portátil con accesorios, anunciado como “muy útil y satisfactorio para el uso casero".

Conferencia de prensa

Hoy los juguetes sexuales, se comercializan en los llamados SEXSHOPS, que son negocios dedicados específicamente al rubro; es una juguetería para adultos.

Existe una amplia gama de juguetes: disfraces, accesorios tipo esposas, lazos o látigos, geles, espumas, cremas, y los de uso más específico para los genitales, que la mayoría llama vibradores, aunque no todos lo sean.

Estos últimos ofrecen una variedad de modelos y usos, los hay para el auto placer, vaginal, clitorideo, anal o peneano, como también diferentes diseños para ser usados cuando compartís el momento con otrxs personas. Todos vienen fabricados de material suave y en general con cierta elasticidad puede ser silicona, vidrio, látex, neopreno, entre otros y son todos lavables. Los hay sumergibles, para ser usados mientras disfrutas un hidromasaje, por ejemplo, los que poseen vibración y traen un cargador para la batería tipo USB como el del celular (debes tener en cuenta que lo tenés que cargar antes del uso) y muchos traen control remoto, para cambiar la intensidad de la vibración a distancia mientras lo tenés en uso.

Si nunca usaste uno y vas a comprar por primera vez, te recomiendo leer bien las características y usos que tiene el mismo y si lo vas a usar con alguien en particular, hagan juntos la elección, de paso el juego de búsqueda e investigación le pone calor al momento.

Aunque parezca obvio y repetitivo tené en cuenta:

Si vas a compartir el momento con alguien no olvides tu preservativo o campo de látex.

Siempre usa mucho gel. En las primeras experiencias es aconsejable que utilices los que son a base de agua, neutros, sin colorantes, perfumes, sabores ni ningún aditivo, para garantizar que no te ocasione reacciones alérgicas.