Irrupciones peligrosas: Cómo son las nuevas modalidades de acoso infantil a través de videoconferencias

Irrupciones peligrosas: Cómo son las nuevas modalidades de acoso infantil a través de videoconferencias

por

Romina Tarifa

Lic. en Psicopedagogía. Diplomada en Educación Social. Promotora de la Protección y Ciudadanía Digital de las infancias y adolescencias.

#ProtecciónYCiudadaníaDigital

La medida del aislamiento social preventivo y obligatorio provocada por la pandemia que nos atraviesa, generó que los niños, niñas y adolescentes escolarizados pasaran a tener clases a través de diferentes plataformas digitales. La urgencia ocasionó que la nueva modalidad de aprendizaje se presente de forma brusca y sin tener todas las condiciones necesarias, como la garantía del acceso a las tecnologías de la información y comunicación, el acceso a internet y también las competencias digitales aprendidas por parte de los equipos docentes y de los grupos de estudiantes.

Conferencia de prensa

En varios países, aumentó el consumo de internet y esto facilitó que los casos de explotación sexual infantil se dupliquen en el mundo, las imágenes de abuso sexual de los chicos navegan con mayor fuerza en las redes. Necesitamos dejar de creer el mito de que el abuso sexual contra los chicos únicamente se da a través del contacto físico, tenemos que comprender que el abuso se puede llevar a cabo de diferentes formas y generando similares y/o particulares consecuencias en el desarrollo psico-físico de sus víctimas, siendo lo virtual una posibilidad latente en éstos tiempos de hiperconectividad.

Según Unicef (2017) la interacción abusiva puede ocurrir con o sin contacto físico, por ejemplo con la exhibición de pornografía y materiales de abuso sexual contra los niños, niñas y adolescentes, es decir, los abusadores les muestran a los chicos estas imágenes sexuales y violentas afectando su integridad sexual. Una forma de abuso sexual en entornos virtuales es el delito del grooming, el ciberacoso sexual por parte de un adulto que consiste en las acciones deliberadas en las que se contactan, manipulan, acosan y abusan sexualmente de los chicos.

Se está llevando a cabo una nueva tendencia, la de irrumpir de forma no deseada en las videoconferencias pertenecientes a diferentes plataformas digitales. Se invade de forma violenta y repentina en las conversaciones múltiples y se avanza, por un lado, con la transmisión de imágenes pornográficas, por otro lado, con la difusión de material de abuso y explotación sexual infantil, y en otros casos, también con la transmisión de discursos del odio hacia colectividades sociales por su lugar de procedencia, religión o identidad de género. Daniela Dupuy, Fiscal de la Unidad Especializada en Delitos y Contravenciones Informáticas del Ministerio Público Fiscal de la CABA, expresó que se multiplicaron la cantidad de denuncias y que entre las denuncias están los casos de irrupciones con videos de explotación sexual infantil.

En esas videoconferencias hay grupos de niños, niñas y adolescentes en carácter de estudiantes o bien jóvenes y adultos estudiando o trabajando. No es lo mismo que chicos de 8 o 10 años, por ejemplo, mientras están en una clase de forma repentina se les imponga mirar material de abuso sexual que involucre a chicos como ellos o bien material pornográfico, sin dudas, estas vivencias generan impactos y consecuencias psicológicas en ellos, porque es una forma de abuso sexual que altera su libre desarrollo sexual, generando miedo y confusión, entre otras reacciones.

Conferencia de prensa

Un caso de lo que estoy describiendo se llevó a cabo en Bariloche, en una clase de zumba con la presencia de 7 niñas y adolescentes entre 5 a 15 años de edad, en esta ocasión, se transmitió a un hombre masturbándose. En Jujuy, se dieron diferentes casos que involucraron a chicos de escuela primaria, secundaria y universitaria. Se difundieron imágenes pornográficas y en otros casos se difundieron imágenes animadas sexualizadas.

Entre los abusadores sexuales que atacan a través de las diversas plataformas digitales, se identifican algunos que poseen cierta formación tecnológica, lo que les posibilita tener el poder del anonimato digital a su favor, escondiéndose detrás de perfiles falsos o en estos casos que invaden, ingresan y salen fugazmente de las videoconferencias, sin dejar tiempo a las reacciones de la audiencia, que en varios casos se sorprenden y paralizan en su reacción. Por su parte, también tenemos que reconocer que algunos adultos nos lanzamos a utilizar las plataformas sin conocer ni aplicar las medidas de seguridad necesarias, dejando espacio accesible para todo tipo de irrupciones junto a otras dificultades.

En los casos donde cualquiera de nosotros encuentre en las redes sociales material de abuso y explotación sexual infantil, es fundamental no continuar difundiendo esas imágenes porque estaríamos aportando a la revictimazacion de los chicos abusados, es necesario considerar que tanto la tenencia y distribución de este material son delitos en nuestro país. Se recomienda reportar estas imágenes al sitio web de report.cybertip.org de la ONG National Center for Missing Children, institución que se ocupa de reportar estas acciones a las autoridades de los países de origen, en ese sitio se puede acceder a un formulario para denunciar perfiles de redes sociales que ofrezcan o posean imágenes de este tipo.

También se recomienda elegir usar las plataformas más seguras, antes de utilizar cualquier plataforma de videoconferencias o videollamadas múltiples es necesario conocer y aplicar todas las medidas de seguridad que cada una ofrece, no difundir el enlace de ingreso de forma abierta en las redes sociales y que en cada encuentro virtual haya un acompañante más que pueda ayudar en la coordinación del encuentro.