27 de octubre de 2021

La Posta

Fingir orgasmo: Que tire la primera piedra...

Fingir orgasmo: Que tire la primera piedra...

por

Sofía Achem

Médica (MP. 3470). Especialista en Ginecología. 
Docente universitaria. Miembro de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana.
"Los límites existen adentro tuyo...las alas también".

#HablemosDeSexoYPlacer

Llegar al orgasmo no tiene que ser una carrera, un objetivo o el único motivo para empezar una relación sexual, tener relaciones sexuales, encuentros sexuales placenteros no necesariamente implica que todas las partes  “alcancen un orgasmo”.

1-diseo-sin-ttulo-5.jpg

Estaría bueno deconstruir la idea, tan generalizada, que llegar al orgasmo, “acabar”, correrse, etc. lo es todo, sin orgasmo, ¡no hubo nada!

Proponernos disfrutar  la piel, las caricias, de la proximidad cuerpo a cuerpo y de esa química única que se genera al encontrarse con alguien.

Que la meta sea el  placer mutuo, hacer lo que nos gusta, nos hace bien en empatía y comunicación.

Si solo pensamos en “el orgasmo “, que dicho sea de paso, dura unos segundos, nos perdemos el goce del proceso, del viaje, de  experimentar nuevas cosas.

Si  nuestro “cerebro” está enfocado en acabar, “se nos pone esa idea en la cabeza” y todos nuestro sentidos quedan a la espera y alerta de algo que puede o no ocurrir, nos atamos a la  expectativa, eso se vuelve contraproducente ya que nos saca del momento, nos inhibe la capacidad de percibir las sutilezas de las caricias en nuestra piel (nuestro órgano sexual más amplio)

Estemos abiertos  a escuchar, a captar las señales que nos indican cómo la está pasando la otra persona, conectemos con el disfrute  compartido, de ese placer que es único porque se multiplica si doy y recibo con conexión.

La mayoría hemos fingido alguna vez para hacer sentir bien al otro, para terminar con la situación, por sueño, cansancio o por la razón que sea. Sería bueno comenzar a comunicarnos más auténticamente con nosotros y los otros. Perdamos el miedo a  decir lo que nos pasa, animémonos a expresar lo que nos gusta y  lo que no nos gusta. Cultivemos la autenticidad y la empatía.

Apostemos a ser más asertivos y honestos

El orgasmo no debe ser la única meta, prioricemos el encuentro, el proceso, el placer, el goce mutuo, de la manera que a cada uno le guste.

Hemos aprendido (¿aprendido?) un sexo guionado, por el porno; que deja poco margen a la imaginación, el libreto es similar en la mayoría de las escenas, los tiempos y ritmos están cronometrados, los tamaños, los colores de los genitales, y los gemidos…el goce y la conexión con lo que verdaderamente se siente quedan excluidos en esta escena.

Re-escribamos nuestros guiones en cada encuentro, le demos lugar a la creatividad, usemos como brújula las sensaciones placenteras que se generan.

Dejemos de lado la expectativa y las exigencias y le abramos la puerta a la magia que puede suceder.

© 2019 Revista CHE, Implementado por Estudio Da Vinci.