Eyaculación precoz: ¿Qué es y cómo se trata?

Eyaculación precoz: ¿Qué es y cómo se trata?

por

Sofía Achem

Médica. (MP. 3470) Especialista en Ginecología con orientación en Medicina Sexual.
Docente universitaria. Miembro de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana.
"Los límites existen adentro tuyo...las alas también".
Ilustración: Flori Rodri.

#HablemosDeSexoYPlacer

Conferencia de prensa

Cuando hablamos de Eyaculación Precoz nos referimos a una “Disfunción Sexual Masculina” en la que la eyaculación ocurre siempre o casi siempre antes de, o en el curso de  1 – 3 minutos  (según diferentes autores), después de la  penetración. A lo que se suma la incapacidad para demorar voluntariamente la misma  en todas o casi todas las penetraciones.  Todo esto sostenido en el tiempo(al menos 6 meses) y ocasionando gran distrés o sufrimiento en quien lo padece.”

Algunos datos útiles que pueden ayudar a esclarecer esta definición (que posee componentes OBJETIVOS: como el tiempo de latencia hasta que ocurre la eyaculación y SUBJETIVOS: como la falta de control voluntario  o el distrés que esto ocasiona):

IELT es la sigla en inglés de Tiempo de Latencia Intravaginal antes de la Eyaculación, este “tiempo de latencia” es variable, en personas sin disfunción, según la edad: 18-30 años 6.5 minutos, 31-50 años 5.4 minutos, 51+ años 4.3 minutos. El tiempo  promedio es de 5,4 minutos en personas sin disfunción eyaculatoria. FUENTE: J Sex Med. 2005 Jul; 2(4):492-7.A multinational population survey of intravaginal ejaculation latency time. Este dato es útil ya que nos da un “criterio de realidad” con el que movernos para definir si la eyaculación es precoz o no, muchas personas poseen un tiempo de latencia Intravaginal muy por encima del promedio y aun así viven con angustia y frustración “no poder aguantar más”, si bien en estos casos se puede recurrir a kinesioterapia del piso pélvico, para optimizar el control, no estaríamos hablando de una disfunción sexual, cabría en este caso recomendar psicoterapia para buscar el origen de “ tanta exigencia “ en el rendimiento sexual.

Al margen de los números y medidas de tiempo, la  eyaculación precoz tiene un componente fundamental: la incapacidad del control voluntario  en todas o casi todas las penetraciones, es decir, en esta disfunción  existe la dificultad para percibir la inminencia de la eyaculación por lo tanto no se tiene el control para decidir cuándo “frenar” o cuándo “seguir”. Esto suele ser una situación muy frustrante tanto para quien la padece como para la pareja, por esto es fundamental no retrasar la consulta, ya que una pareja colaborativa y motivada es fundamental en la terapéutica.

La incidencia es de hasta un 40% en Europa, Asia y América del Sur, según “The Global Study of Sexual Attitudes and Behaviors (GSSAB). Esta cifra nos dice que 4 de 10 personas la padecen o padecieron en algún momento de su vida.

Esto puede ocurrir desde las  primeras relaciones sexuales, se llama “primaria”, o aparecer  después de un periodo sin dificultades, en este caso seria “secundaria”. A su vez puede ser circunstancial, es decir, presentarse en algunos momentos o con algunas personas, o generalizada, se presenta siempre.

Sus causas son múltiples, por lo tanto, en general el abordaje debe ser interdisciplinario, psicólogos, sexólogos, urólogos, kinesiólogos especialistas en piso pélvico suelen ser los profesionales que, trabajando en conjunto, brindan herramientas en la solución de esta disfunción. Es importante que sepas que el abordaje muchas veces debe ser realizado por al menos dos de estos profesionales, muchas veces “la eyaculación precoz” es un síntoma y detrás de ella hay algunas otras situaciones a resolver.

Si necesitas ayuda no dudes en consultar. Hablemos de sexo y placer.