Estereotipos

Estereotipos

por

Lic. Laura Altea

Psicóloga. Magister en Comunicación y Educación. Especialista en Evaluación y Diagnóstico .

#Psicología

Imagen: Francesco Sembolini

Existe un microrrelato de Dolina  basado en el doctor Ramón Maderna, un hombre que, siendo adolescente, aprendió a convertirse en mariposa y después en otros seres y objetos hasta transmutarse en un jarrón de cristal. Llevado a la fantasía esta pequeña historia supone el desafío permanente del apartarse de lo “esperable” y poner en juego el deseo de ser en  Maderna.

El cuerpo en nuestra sociedad tiene estándares que delimitan y señalan lo normal y lo bello. No hace falta más que abrir una página de internet o prender la Tv  para ser testigo de la gran cantidad de estos, direccionado formas de vivirlo, habitarlo, usarlo o vestirlo. Ni más ni menos que formas de control, con temáticas que lo atraviesan en relación a estándares de peso, talla, sexualidad, etc. Con valor de legalidad responde a tantas preguntas el estereotipo de moda ¿No existe la diversidad de respuestas? ¿Ser coherente es ser igual a otros? Se generalizan moldes  y mandatos impuestos, lo que incómoda, y es esperable, por qué un mismo molde no le va bien a todo el mundo.

¿Podemos estar lo suficientemente despiertos para poder alejarnos y ganar perspectiva para el reconocimiento de la variedad y diferencias que presentamos como individuos?

El cuerpo es depositario de huellas y vivencias, por medio del vínculo con otros se va configurando así la subjetividad. Desde los comienzos de la vida es que  privado y público se entrelazan ad Infinitum, las voces de otros inciden en nuestro psiquismo desde  entonces, aunque estos otros cambien de rostros a lo largo del tiempo. Hoy el cuerpo  es el producto de venta y consumo desde un modelo exigente y estandarizado de cómo ser. Pero no somos molde, ni pura biología, somos construcción simbólica, singularidad, creativos y buscadores de sentido, en permanente reedición.

La aceptación y persecución del modelo  estandarizado va en detrimento de la mirada y el reconocimiento de la propia identidad, inscripta en un cuerpo, con una historia diferente en cada caso. Es en lo distinto que soy, que posibilito quién puedo ser,  reivindicando y apropiándome de este, mi cuerpo.

Tal vez  la salud aquí reclama un acto de rebeldía, de no adaptación a aquello que  exige o que rige. El poder apartarse de los lugares de cumplimiento y adaptación de estereotipos imposibles, por qué no toman en cuenta lo singular. Creando  nuevas y diferentes modalidades de vivirlo, de ser, de elegir, con tolerancia a las multiplicidad de voces.

Siguiendo a Bertolt Brecht "Por favor, no digan: 'Es natural'. En una época de confusión organizada, de desorden decretado, de arbitrariedad planificada y de humanidad deshumanizada... Nunca digan: 'Es natural', para que todo pueda ser cambiado."

La aceptación y persecución del modelo  estandarizado va en detrimento de la mirada y el reconocimiento de la propia identidad, inscripta en un cuerpo, con una historia diferente en cada caso".