El Tarot como herramienta terapéutica

El Tarot como herramienta terapéutica

por

Viviana Rey
Lic. en Comunicación Social. Astróloga Cuántica y Humanística. Formada en Tarot, bajo la línea de Alejandro Jodorosky.

#Astrología

Imagen: Shutterstock

Mi interés por el Tarot, comenzó cuando de la mano de Alejandro Jodorosky, descubrí, que era mucho más que  un conjunto de barajas de extraña procedencia,  o lo que siempre se conoció de él.

 Así las cosas, El Tarot, más que un método de adivinación o base para la meditación y el auto conocimiento, es una verdadera catedral de bolsillo en donde se concentra toda la riqueza simbólica de Occidente. Se sabe que estuvo en la iglesia hasta el 1300, razón por la cual entre sus arcanos está el Papa, la Papisa, El Ángel, y también el Sol Y la Luna, en referencia a Dios, y  la Virgen María.

El Tarot acompaña y es el fundamento del recorrido de más de 30 años, artístico y terapéutico, de Alejandro Jodorowsky, que resultó, sin duda la referencia más importante del siglo sobre el tema.

La mayor parte de los autores de libros sobre el Tarot se limitan a describir y analizar una carta tras la otra sin imaginar el conjunto del juego como una totalidad. No obstante, el verdadero estudio del significado de cada arcano comienza con tomar consciencia que cada carta simula un arquetipo de nuestro inconsciente. Para comprender esos múltiples Arquetipos o símbolos hay que haber visto el símbolo final, que forma la totalidad de los 78 arcanos: un mandala.

Según Carl G. Jung, el mándala es una representación de la psique, cuya esencia nos es desconocida: las formas redondas simbolizan en general la integridad natural, en tanto que las formas cuadrangulares representan la toma de conciencia de esta integridad. Para la tradición hindú el mándala, símbolo del espacio sagrado central, altar y templo, es a la vez una imagen del mundo y la representación del poder divino. Una imagen capaz de conducir al que la contempla a la iluminación. De acuerdo con esta concepción, se propuso ordenar el Tarot como si estuviera construyendo un templo.

Para la comprensión de este mándala, se comienza un estudio: no se puede analizar las partes sin conocer el todo. Cuando se conoce el todo cada parte adquiere un significado global y revela sus lazos con todas las otras cartas. Cuando se toca un instrumento en una orquesta, hace resonar todos los otros.

El Tarot es una unión de arcanos. Cuando, Alejandro Jodorosky, después de mucho esfuerzo, logró una primera versión coherente del mándala, se preguntó: “¿De qué me sirve este estudio? ¿Cuál es el poder que me puedes dar?”, e imaginó que el Tarot le respondía: Sólo has de adquirir el poder de ayudar. Un arte que no sirve para sanar no es arte”. ¿Pero qué es sanar? Toda enfermedad, todo problema, es producto de un estancamiento, ya sea corporal, sexual, emocional o intelectual. La curación consiste en recuperar la fluidez de las energías. Esta concepción se puede encontrar en el Daodejing [Tao Te Ching] de Lao zi, y de manera muy precisa en El libro de las mutaciones o Yijing [I Ching]. ¿Correspondía el Tarot de alguna manera a tal filosofía? Sabiendo que el lenguaje óptico del Tarot no podía ser encarcelado en una sola explicación verbal, decidí hacer mías las palabras de Buda: “Verdad es aquello que es útil”. Sin lugar a dudas, y bajo este prisma su utilidad radica en el poder de leer el inconsciente, develando bloqueos, ayudando de esta manera a liberar esa energía.

Así, de, esta forma, y  tomando a esta “verdad,” como propia, hice del Tarot una herramienta y parte fundamental de mi camino personal; ayudando otros  a sanar en la consulta, y estudio permanente, donde sigo aprendiendo día a día….

Para solicitar turnos, comunicarse al 3885086409.