De vuelta a la rutina: Cómo organizarnos con las comidas

De vuelta a la rutina: Cómo organizarnos con las comidas

por

Macarena Mulqui

Lic. en Nutrición. MP: 0070. Creadora de Bio Espacio: Almacén natural, viandas y consultorios nutricionales. Tienda online: www.tubiotienda.com.ar

#AlimentaciónConsciente

Violencia

Después de un año de pandemia, en el que todos flexibilizamos nuestras rutinas, adaptándonos a los cambios en el trabajo, suspendiendo actividades y como familia adaptándonos a la nueva educación virtual y ¡cuántas cosas más! que tuvimos que vivir en el 2020. Para muchos el tiempo de confinamiento fue tener tiempo de disfrutar a la fuerza de su casa, para otros encontrarse preparando sus alimentos por obligación pero también porque no lo podíamos delegar y también fue un entretenimiento (¿quién no se hizo un pan casero?) Creo que la pandemia no es buena obviamente, pero sí que dejó mucho que pensar y replantear en nuestras vidas.

Todos quedamos en "slow motion", a otro ritmo y hoy nos vemos de vuelta sumergidos en rutinas más "normales" trabajos más presenciales, escolaridad a medias, actividades permitidas, pero creo y lo veo en el consultorio, que nos está costando volver al ritmo o quiza no queremos volver a ese ritmo anterior tan de correr y tan estresante. Hoy más que nunca veo que la organización de la rutina de almuerzos y cenas ... se nos está complicando.

Por eso traigo algunos TIPS para que nos ORGANICEMOS.

- FRUTAS Y VERDURAS: El grupo que no puede faltar en nuestra alimentación. Todos tenemos la fantasia de ir semanalmente al mercado y realizar la compra y muchas veces nos pasa que no llegamos nunca. Entonces busquemos un verdulero amigo, del barrio o averigüemos, ya que hoy hay muchísimas verdulerías que les envías un mensaje de whatsapp con el listado y te preparan y hasta te llevan el pedido a tu casa (Y no es más caro hacerlo de esta manera).

Acordate siempre de comprar frutas y verduras de estación (para alinear nuestras necesidades nutricionales con el ciclo de la naturaleza), y comprar variedad, no siempre lo mismo (lechuga y tomate jaja).

- LEGUMBRES: Este es el grupo más olvidado, lentejas, lentejón, lentejas rojas, garbanzo, soja, carnitina de soja, porotos blancos, colorados, negros, mung, etc. La forma más fácil de incorporarlas son en milanesas o hamburguesas veggie, que las podés hacer o comprar para tener en el freezer, sino también vienen en forma de harinas de estos alimentos que las podes utilizar para panqueques, masas de tartas, etc. o vienen ya listos los fideos "proteicos" hechos de harinas de legumbres. Podríamos proponernos comprar una variedad cada 10 - 15 días y hacerlas hervir. Acordate de remojarlas 8 horas previas. Si ya las tenemos listas podemos utilizarlas en ensaladas, pasteles, rellenos de verduras, guisos, cazuelas o purés o mezclarlas con carne molida para hacer albóndigas, hamburguesas, pan de carne, etc. Si ves que te sobran podes freezarlas.

- CEREALES: Este grupo siempre vamos a elegirlos INTEGRALES, ya sea arroz integral, yamani, fideos, pero también podemos variar con el cous cous, mjo, quinoa, triguillo, avena, cebada, centeno, trigo, etc.

Hoy podemos googlear en cualquier momento recetas y formas de cocción para sacar ideas.

- LACTEOS: Siempre descremados, si sos intolerante deslactosados, y sino están sus reemplazos veganos super ricos y sanos.

- CARNES: Siempre cortes magros, variar entre carnes rojas, pollo sin piel, cerdo, pescado u otros tipos. Siempre evitando las frituras. Si querés disminuir su consumo acordate que este grupo nos aporta proteínas, por lo tanto tenemos que reemplazarlas por preparaciones con clara de huevo y quesos o legumbres o quinoa.

- ACEITES: Siempre de primera presión en frio y de buena calidad.

- FRUTOS SECOS: Tratá de tener siempre a mano para colaciones o para agregarle a tus desayunos y meriendas, un puñado o 50 gr diarios, pueden ser los mix de frutos secos o nueces, almendras, avellanas, pistachos, castañas.

La verdad es que de nuestra alimentación nos tenemos que ocupar, por lo tanto, la organización de la semana es vital. Organizá las compras (ordena tu freezer) y armá un pequeño esquema semanal. Organizá familiarmente y que no recaiga en una sola persona toda la responsabilidad, el trabajo en equipo aliviana la tarea.

Porque somos lo que comemos, podemos, literalmente transformar nuestros cuerpos y nuestra mente, eligiendo una alimentación inspiradora.