¿Cuándo hablamos de infidelidad?

¿Cuándo hablamos de infidelidad?

por

Sofía Achem

Médica. (MP. 3470) Especialista en Ginecología con orientación en Medicina Sexual.
Docente universitaria. Miembro de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana.
"Los límites existen adentro tuyo...las alas también".

#HablemosDeSexoYPlacer

¿Qué es infidelidad?

¿Es infidelidad mandar mensajes de WP?, ¿es infidelidad poner “muchos likes” a alguien en las redes?, ¿es infidelidad “tener onda con alguien del trabajo, del gimnasio, del club, del coro? ¿salir a tomar algo? ¿pegar onda en el boliche, pero “tipo nada”? ¿Coquetear? ¿Chats eróticos? ¿Pagar por sexo?

Conferencia de prensa

Fidelidad y monogamia ¿son lo mismo?

Parecería que no, ambos conceptos hablan de aspectos diferentes de los vínculos.

Monogamia: (RAE) Régimen familiar que no admite pluralidad de conyugues. Por lo tanto, la monogamia no habla de exclusividad sexual o emocional, se refiere al contrato marital en el que hay solo dos integrantes.

Fidelidad: (RAE) Lealtad, observancia de la fe que alguien debe a otra persona. Puntualidad, exactitud en la ejecución de algo.

Fidelidad, desde su definición nos habla de lealtad, de compromiso “moral”, que se establece con el otro, no implica necesariamente exclusividad sexual o afectiva.

Según las leyes vigentes en nuestro País, en el Código Civil y Comercial

El deber moral de fidelidad el art. 431 del Código Civil y Comercial establece: El Código Civil y Comercial establece en su artículo 431 el deber de asistencia entre los cónyuges y expresamente dispone que los esposos se comprometen a desarrollar un proyecto de vida en común basado en la cooperación, la convivencia y el deber moral de fidelidad.

Se trata evidentemente de un tema “NO MENOR” y de peso para la humanidad. A lo largo de la historia, y por diferentes motivos, la fidelidad ha sido un tema central en los vínculos. En el Antiguo Testamento, 2 de los 10 mandamientos (el 20% de las tablas de la Ley) hacen alusión a la infidelidad “no desearás a la mujer de tu prójimo” (no vamos a entrar en este momento en la discusión si las mujeres podíamos desear al hombre de la prójima, ni mucho menos la no mención de otras formas de parejas por fuera de la heteronormativa) y no cometerás adulterio.

Vamos a la definición de Adulterio, (RAE) Relación sexual voluntaria entre una persona casada y otra que no sea su cónyuge, por lo visto desde el antiguo testamento tener relaciones sexuales por fuera de la pareja es todo un tema.

Desde una perspectiva de vínculos afectivos, empáticos, voluntarios, entre personas que se eligen para compartir una parte del camino el lema sería “Tratame bien “, “nos tratemos bien” ya que la infidelidad ocasiona un impacto emocional en el otro que en la mayoría de los casos es muy doloroso.

Infidelidad/fidelidad presentan un abanico amplio para ser definidas. Desde una perspectiva de vínculos afectivos – emocionales – sexuales, una definición que nos acerca a la problemática actual podría ser la siguiente:

 “Entablar una relación sexual y/o emocional con una persona que no es la pareja, y que implique una ruptura de la confianza y una violación de las normas de la pareja implícitas o explícitas relacionadas con la exclusividad sexual, romántica y emocional.” (Blow, AJ.2005)

Ruptura de la confianza, que conlleva dolor, se rompe el acuerdo y eso genera en quien se siente traicionado, una herida que muchas veces se torna irreparable.

Con este artículo no se pretende definir acabadamente al binomio fidelidad/infidelidad, sino más bien ayudarnos a reflexionar, invitarnos a pensar en nosotros, nuestros valores y necesidades y poder identificarlos.

Solo teniendo claro ¿qué necesitamos?, ¿cuáles serían nuestros NO rotundos?, ¿qué puedo y quiero negociar y qué no?, podremos construir un vínculo de pareja más saludable y trasparente.

La empatía, el respeto y el cuidado deberían ser los pilares fundantes del contrato de fidelidad entre las personas, sea cual fuere el modo de relación elegida, parejas cerradas, parejas abiertas, vínculos poliamorosos, heteronormativas, homosexuales, bisexuales, pansexuales por nombrar algunas. Somos todxs personas, todxs ponemos nuestras necesidades en juego al vincularnos afectivamente con otrxs.

Pensemos en cuidarnos, un mundo más empático y amoroso es posible, está en nuestras manos construirlo. HABLEMOS DE SEXO Y PLACER, HABLEMOS DE VÍNCULOS DE LOS BUENOS.