Coronavirus y Manejo Emocional

Coronavirus y Manejo Emocional

por

Luciana Armatta

Lic. en Psicología. Neuropsicóloga. Doctoranda en Neurociencias Cognitivas Aplicadas.

Mi cerebro y yo

Hoy en día es difícil hablar de otro tema, pensar en otra cosa..el bendito coronavirus provoca preocupación y malestar emocional en la población, pero por sobre todo incertidumbre.

El miedo es una emoción desagradable pero adaptativa y necesaria. El miedo intenso y extremo nos lleva a un bloqueo emocional que nos paraliza.

En estos días de aislamiento es probable que nos agolpen muchos pensamientos sobre el tema ya que vamos a estar sin realizar nuestras actividades cotidianas, laborales y sociales. Por otro lado vamos a incrementar el tiempo de exposición a los medios de comunicación y redes sociales donde lo único que se habla es de este tema.

Para sobrellevar estos días de la mejor manera posible vamos a armarnos un plan, implementar algunas pequeñas rutinas o actividades que de alguna manera nos organicen el día, nos cansemos para a la noche poder conciliar el sueño y nos dé sensación de seguridad y no que navegamos todo el día en una nebulosa de “no saber que vamos a hacer”

Para frenar pensamientos y calmar ansiedades podemos poner en práctica respiración, meditación y/o mindfullnes, tema que tocamos en alguna columna anterior.

También se puede aprovechar para hacer esas cosas del hogar que siempre posponemos por falta de tiempo, organizar, limpiar, tirar, determinados lugares de la casa como placares, cocina, papeles, boletas etc.

Violencia

Por otro lado realizar actividades agradables y placenteras sólo o en familia, leer libros, pintar, ver películas, juegos de mesa, artesanías, cualquier cosa que nos guste y como muchas cosas no las hacemos cotidianamente por falta de tiempo.

Mantener la diferencia entre los días de la semana y el fin de semana, pautando horarios diferentes sobre todo cuando hay niños en casa. Todo esto nos va a ayudar a que los días no se hagan eternos, nuestros horarios y rutinas no se den vuelta de manera extrema y para que luego cuando retomemos nuestra rutina habitual no se haga tan difícil.

También tenemos que pensar que en estos días adultos y niños vamos a extrañar a las personas que frecuentamos habitualmente, padres, tíos, hermanos, sobrinos, primos, amigos, compañeros.. esto también nos puede afectar nuestro estado de ánimo ya que con  muchas personas tenemos vínculos fuertes. Aquí es donde la tecnología nos va a salvar ya que puede ser una linda actividad hacer una o un par de videollamadas por día con esos seres queridos que nos vamos a ver por un par de días, charlar, compartir sentimientos, buscar y dar apoyo y bajar nuestra ansiedad o temores.

Si están sintiendo emociones de alta intensidad y persistentes como:

1

Nerviosismo o tensión

2

No poder dejar de pensar en la enfermedad

3

Necesidad de ver y escuchar constantemente información del tema

4

Dificultad para concentrarse en otra cosa

5

Estar en estado de alerta, analizando sensaciones corporales e interpretando como síntomas de enfermedad.

Te recomiendo...

1

Intentes realizar las actividades anteriormente propuestas para ocupar tu tiempo y ocupar la mente en otra cosa.

2

Identificar pensamientos que generan malestar para poder modificarlos.

4

Reconocer emociones y aceptarlas

4

Evitar la sobreinformación, no estar permanentemente conectado

5

Informarse de fuentes oficiales

Más allá de que esta es una situación especial y complicada, intentemos pensar y mantener una actitud positiva, para mantener nuestro estado emocional lo mejor que podamos y sabiendo que cuando estamos negativos todo nuestro sistema inmunológico se deprime.

Apelemos a potenciar nuestra Flexibilidad, nuestra capacidad de adaptarnos a las circunstancias que nos tocan vivir, para hacernos bien a nosotros y al prójimo, tratemos de tomarlo como una oportunidad de tener tiempo y aprovecharlo de mil maneras.

“QUEDATE EN CASA POR FAVOR”