Bellos pero no tontos presenta: El agua micelar bajo la lupa

Bellos pero no tontos presenta: El agua micelar bajo la lupa

por

Pachi Tabera
32 años
Abogada
Fundadora del Círculo de Abogadas
Titular del Estudio Jurídico "Quiroga & Tabera"
Presidenta de OCUJ

#ConsumidoresInteligentes

La cocina
Foto: Canva

Comenzaré ésta columna diciendo que, todos aquellos que NO somos tipo Solange Rivas (belleza natural desde que íbamos al kindergarden), nos viene de diez leer ésta columna.

El resto de los mortales, menos agraciados de jeta, hemos recurrido sistemáticamente a la industria cosmética: cremas, mascarillas, maquillajes y demás gualichos que lograban que no asustemos a la gente por las mañanas y que gracias a ello dejemos de ser el Gollüm que cuida la Corona de la Fiesta Nacional de los Estudiantes.

Ahora, no todo es risas, porque el “después” de esos trucos es la limpieza de la piel y aquí vamos a contarte si la famosa “agua micelar” es buena opción, porqué y cuál es la mejor manera de aprovecharla (cosas que a propósito no te cuenta la Industria Cosmética en sus publicidades para que gastes más).

  • ¡¿Agua MiceQUÉ?!

El Agua Micelar es uno de los últimos productos lanzados al mercado por la
Industria Cosmética y fue un hitazo entre los que son productos para la limpieza facial.

Químicamente hablando, éste líquido es una solución acuosa, donde se encuentran unos elementos limpiadores, los tensioactivos, que también los encontrás, por ejemplo, en el shampoo, jabón, geles de ducha y hasta en los lavavajillas. 

El plan de estos tensioactivos particulares es que se suelen agrupar formando un pequeño glóbulo o “micela. Estas micelas tienen dos extremos, uno de ellos tiene la capacidad especial de unirse a elementos grasos, mientras que el otro extremo se une a elementos acuosos por su parte. De este modo cuando el producto se pone en contacto con la piel, las micelas se abren y son capaces de retener en su interior los residuos y las impurezas de la piel que son mayoritariamente de naturaleza grasa (restos de sebo, células muertas, residuos de crema, maquillaje, partículas contaminantes, etc.). A su vez,  la parte acuosa de la solución hace el efecto de tónico limpiador, arrastrando las impurezas al correr con el agua del mismo producto.

Así las cosas es cómo, de forma sencilla podemos decir que el resultado es que las aguas micelares son capaces de proporcionar una solución que ayuda a disolver determinados compuestos que serían insolubles en el agua corriente. Tiene, por tanto, mayor poder de "arrastre" de la suciedad y de la grasa en comparación con otras opciones para limpiar el cutis.

  • ¿Son para todos y todas sus beneficios?

El agua micelar puede ser utilizada en cualquier tipo de piel, puesto que posee una alta tolerancia.  Además, como ya se ha explicado anteriormente, existen distintas formulaciones que se adaptan a las pieles que necesitan cuidados más concretos.  A su vez, no tendría problemas para ser usada en pieles sensibles (que tal vez no acepten otros productos con agresivos componentes químicos).

Además, es perfectamente compatible con tus cosméticos habituales y con los distintos tratamientos de belleza (¡pero ojo! que no los sustituye). Puedes utilizarla, por ejemplo; para limpiar el rostro y, a continuación, aplicar tu crema hidratante - nutritiva de día o de noche con total seguridad de estar cuidando tu piel como merece.

Otro plus que dicen los maquilladores expertos es que, al usarla para limpiar y preparar la piel para el maquillaje, ayuda a que éste se fije mejor y, por ende, perdure durante el transcurso de las horas.

Oftalmológicamente también es una solución segura, no irrita la mucosa del ojo y puede aplicarse con abundancia a fin de lograr retirar los potentes rimmels con los que definimos nuestras miradas.

Otro detalle, no menor, es que no hace falta enjuagarla ya que justamente uno de los goles de media cancha de éste producto es que no deja residuos ni irrita la piel. He ahí lo que la diferencia de los otros productos de limpieza.

Por último recordemos que, si bien un gran uso que se le da es para desmaquillarse, el agua micelar sirve para limpiar el cutis de manera genérica, es decir, que las personas que no necesariamente se maquillan pueden incorporarlo como una buena opción para limpiar en profundidad los poros. Ya que puede actuar como un tónico excelente al proporcionar frescor y luminosidad al rostro, siendo especialmente recomendable en el caso de rostros que muestra signos de cansancio y fatiga, ya que, al tratarse de agua, contribuye a la hidratación de las capas más externas de la piel.

Foto: Canva
  • Lo que la Industria NO te dice:

Como todo producto, NO es la Piedra Filosofal de Harry Potter y por ende es obvio que tiene sus puntos flojos o, mejor dicho, no es que sirve para que pases a ser Pampita entre gallos y medias noches. ¡Calmate!

# 1.- Como dijimos, las micelas son una maravilla química que encapsulan las partículas (mayormente de naturaleza grasa) del maquillaje y gracias a eso tiene gran efectividad para arrasar con ellas y desmaquillarte perfectamente.

Ahora bien, hay una ENAAARME diferencia entre una Pachi Tabera que se maquilló para ir a laburar como cualquier mortal y la Pachi Tabera que se hizo una maquillaje artístico a lo Drag Queen para romperla en la fiesta temática. En el primer caso, el agua micelar viene de diez, en el segundo ya no será tan efectiva ya que el maquillaje ése es muy pesado.

#2.- Tampoco crean que con el agua micelar tiene el cielo de la belleza ganada, imagínate si con un simple tónico nos vamos a ver como Sol Rivas! Pues no mi ciela, para ello necesitas otros productos hidratantes, buena alimentación, hidratarte por dentro tomando agua como corresponde, ejercicio y, quien pudiera, una genética privilegiada.

El agua micelar es un buen producto, que limpia, que hidrata, que no irrita, pero que tampoco es la receta de la Coca, hace falta más de tu parte.

#3.- El agua micelar es un compuesto químico, como te explicamos, que reacciona. Y para que reaccione como corresponde hay un método de uso a tal fin.

Es gracioso ver como en las publicidades ves a Julia Roberts poniendo el producto en un disco de algodón y arrastrarlo por la cara como el Reggaetón Limpiaparabrisas. ¡NO! Ni se frota, ni se arrastra… ¡SE POSA!

¿Son idiotas los “creativos” que arman las publicidades? En absoluto, es para que lo uses mal, desperdicies producto y en breve tiempo te apersones a comprar más porque se te terminó.

La pega es poner el producto en un disco de algodón y posarlo sobre, por ejemplo, el ojo maquillado, soportarlo unos segundos y retirar con un SUAVE movimiento deslizante. ¿Escuchaste eso Princesa Fiona? Nada de brutéz, sino suavidéz. Así vas a aprovechar más el producto, va a actuar como corresponde y por ende los mismos mililitros van a rendirte muchas más limpiezas y desmaquilladas.

#4.- ¡NO ES UN TRATAMIENTO! Si tenes afecciones en la piel, tenes que ir a un médico dermatólogo a que te revisen, diagnostiquen y te den un tratamiento acorde. Si bien el agua micelar no agravaría tu problema, lo ideal es que cara-lavada y sin nada vayas a hacer la consulta para resolver el fondo de la cuestión antes que nada.

#5.- Como toda bomba que explota en el mercado y que comienza a ser requerida por los consumidores, es observada por las grandes Industrias y, por ello, incorporada a su línea de productos. ¡Ojo ahí!

El chiste del agua micelar es esta solución química pero a su vez simple, al industrializarse ya no te la aconsejo tanto. ¿Por qué? Primero porque ya no es pura, y puede contener aditivos químicos y conservantes que sí te irriten o causen perjuicios a la piel, y segundo, porque la mayoría de las grandes firmas de cosmética son acusadas de crueldad animal al testear sus productos en criaturas indefensas que están a sus servicios. Dos variables que, yo en lo personal, ya no me banco más.

La buena noticia es que la Cosmética Natural está en alza, y como siempre digo, podes conseguir fácilmente los productos orgánicos y no testeados en animales buscando en las redes sociales.

#6.- Observé varios blogs donde juran y perjuran que puede hacerse de manera casera, otra cosa que tampoco recomiendo, ya que averiguando con los expertos químicos que conozco me cuentan que la partícula “micela” es de lo más inestable. Así que no creas que es como hacerte un té de boldo y no experimentes con vos misma tan a la ligera.