“Nunca me hubiese imaginado llegar a donde estoy”

“Nunca me hubiese imaginado llegar a donde estoy”

por

Raquel Abraham

Periodista. Jujeña y apasionada de mi provincia.

Fotos: Ollie Wright

KIT PRIVADO DE CAMILA


Ropa:
Deportiva siempre 

Plato: Asado 

Serie: Friends

Un lugar en el mundo: Jujuy 

Un sueño cumplido:  Jugar Mundiales y los YOG

Un sueño para cumplir : Jugar los Juegos Olímpicos 

#Entrevista

Camila Hiruela irradia la juventud de sus 22 años por donde se la mire: en su sonrisa resplandeciente, en su pelo ondulado y abundante, en su mirada penetrante y rebelde. Pero en este corto tiempo aprendió mucho de la vida y conoció el dolor de muy chica. Camila tenía 12 años cuando vio a su papá inmóvil en una cama, sin saber si volvería a caminar, tras haber sufrido un accidente de parapente del cual sobrevivió de milagro. Esa niña debió sostener emocionalmente a su héroe, aquel que le enseñó a hacer lo que hoy más ama en la vida, que la enciende y le convida las mieles de la gloria: el vóley.

Todo lo vivido la hizo crecer, tal vez de un modo demasiado duro. Pero la palabra imposible no parece figurar en el léxico de los Hiruela, que han sabido sortear las adversidades del destino, sin recetas mágicas: con tenacidad, sudor y lágrimas: “Mi papá ama el deporte. Sé que refleja en mí mucho de sus sueños y eso a mí me ayudó mucho–reflexiona-, “ese espíritu fuerte se transmite en la cancha y es lo que la gente más me recalca: la garra”.

Camila hizo toda la carrera voleibolística escalón por escalón, sin saltearse ningún paso: “Yo jugué en la Sociedad Española hasta los 19 años. Desde los 13 años estaba en la Selección: Pre Menor, Menor, Juvenil, hice todo el proceso. Jugábamos torneos abiertos con La Española. Teníamos un grupo lindo y salimos campeonas argentinas ”, cuenta orgullosa. Luego llegó la convocatoria de River Plate, de la categoría Mayor de la Selección Nacional, más tarde de la UTE de Budapest en Hungría y en la temporada pasada, de la Primera División de Perú.

En la actualidad está disfrutando de sus vacaciones en Jujuy. El tiempo libre junto a su familia es algo que le recarga las energías. ¿Su futuro profesional? Está cerca de cerrar un contrato para la próxima temporada, pero todavía no lo puede decir públicamente "porque falta la firma", cuenta pícara. Y sentadas en el desayunador de su casa de Los Perales, comienza la entrevista. 

Flor Mallagray
Cami Hiruela

¿Te imaginabas vivir del vóley o fue una sorpresa de la vida?

En vóley femenino, siendo mujer y en Argentina, es imposible vivir del vóley hoy. Por eso mayormente las jugadoras se van a jugar al extranjero. Nunca me hubiese imaginado llegar a donde estoy, siempre lo hice por amor y pasión a lo que amo, que es jugar al vóley y la pasión que me transmitió mi papá. Las cosas se fueron dando y fui siguiendo mis instintos, yendo a lugares, viajando mucho con la selección y las puertas se fueron abriendo años tras año. El deporte me abrió muchísimas puertas y me hizo llegar a donde estoy hoy. 

¿Y tu papá se imaginó que llegarías tan lejos?

Él nunca pensó que iba a llegar, no por no tenerme fe sino porque era muy difícil todo el camino. Fui la primera jujeña que llega a una Selección Mayor. Fue un camino muy difícil y de mucho apoyo de mis padres: económico y el estar siempre. Pero es muy difícil continuar con el vóley, más siendo mujer: algunas dejan porque tienen que estudiar, muchas veces para poder jugar tenés que pagar la cuota del club. Es muy a pulmón.

 

Flor Mallagray
Cami Hiruela

Fui la primera jujeña en llegar a una Selección Mayor. Fue un camino muy difícil y de mucho apoyo de mis padres". 

¿Sentís que en nuestro país faltan políticas de fomento al deporte?

Sí. Yo que estuve en Perú, allí tienen todo el apoyo económico, becas en las universidades por jugar al vóley. Te plantean otras posibilidades. La verdad es que las chicas pueden vivir de eso, o es la puerta que se les abren a muchas chicas en situación de calle. Y en nuestro país falta incentivo económico. Son pocos los equipos que pagan. Muchos lo hacen por amor y entrenadores entrenan por amor. Los equipos de Buenos Aires por ahí sí tienen una base armada, Boca, River, San Lorenzo, Gimnasia de la Plata, pero son clubes de futbol.

¿Creés que somos un país muy fútbol-dependiente?

Sí, pero el fútbol femenino también tiene desigualdades. Es muy malo el apoyo del gobierno, hay mucha diferencia y las mujeres deportistas venimos luchando por la igualdad. Está cambiando pero muy lentamente. Si una se quiere dedicar a esto, es muy difícil. Esto es un trabajo, uno vive de esto pero acá no se lo valora así.

¿Querrías poder vivir solo de esto?

La carrera del deportista es muy corta. En vóley depende de cómo te hayas cuidado. Hay chicas que se embarazan y ya no juegan más, esa es otra cuestión que no está contemplada en el deporte, cuando querés volver no tenés apoyo. Es triste. Ves muchos hombres que son padres y no tienen ningún problema y a la mujer no se la respalda. Entonces al ser la vida útil muy corta, uno necesita ir proyectando desde ahora que va a hacer el día de mañana. Cuando se acabe mi carrera me gustaría estudiar o Ingeniería Ambiental o Nanotecnología, pero más adelante.

Cami Hiruela
Cami Hiruela

Las mujeres deportistas estamos luchando por la igualdad. En el vóley ves muchos hombres que son padres y no tienen ningún problema y a la mujer no se la respalda”.

Por el mundo

¿Cómo fue la experiencia de irte del país y conocer otras culturas?

Cuando me fui ocho meses a Hungría fue difícil. A pesar de que viajé con una amiga, Priscila Bosio, en UTE, fue duro. Estar lejos, pasar las fiestas fuera de casa, ¡mucho frío! (yo detesto el frío) pero fue una experiencia muy linda. Uno crece, madura, conoce otras realidades. El vóley me permitió conocer muchísimo y tener calle.

¿Y la experiencia de vivir en Perú?

Fue una experiencia muy linda. Culturalmente es parecido a Argentina, la gente es muy cálida. Es hermoso el marco que tienen allá: las canchas explotan, tienen televisación, la gente te pide autógrafos, fotos. La gente me recibió muy bien. Fue muy lindo.

¿Cómo estás viviendo este presente? ¿Charlás tus decisiones con tus padres?

Sí, ellos siempre me apoyan y me dicen “dale para adelante”. Buscan lo mejor para mí, y sé que si necesito algo, a ellos puedo acudir, obviamente. Están en la movida, conocen el tema y me aconsejan desde el saber.

Flor Mallagray
Cami Hiruela

¿Cuáles son tus cuidados como deportista?

Para ser un deportista profesional uno se tiene que cuidar. Está el entrenamiento invisible: descanso, alimentación, y eso hace la diferencia. Uno no se da cuenta, pero es la gasolina que le ponés al cuerpo. Duermo ocho horas o más, y es muy importante. Y sí por ahí de vez en cuando salgo a comer con mis amigos y me gusta. Tengo una cultura familiar que me gusta la comida, pero yo sé que tengo que estar bien físicamente para poder estar en una Selección. Yo sé cuáles son mis límites.

¿Esta vida te permite tener una relación? ¿Estás de novia?

Esta vida sí te permite tener una relación y es un proyecto tener una pareja pero al viajar tanto, no todo el mundo se banca esa vida. Tiene que ser alguien que te acompañe. Pero bueno, estas cosas se dan cuando se tienen que dar. 

Flor Mallagray
Cami Hiruela