28 de noviembre de 2021

Identikit

Inés Aid: “Todos tenemos una fuerza motora interior que nos permite hacer milagros”

Inés Aid: “Todos tenemos una fuerza motora interior que nos permite hacer milagros”

por

Raquel Abraham

Periodista y comunicadora. Amo contar historias y mostrar el brillo de cada persona que entrevisto.

Fotos: Ollie Wright

#Entrevista

Flor Mallagray
Inés Aid.

La charla transcurre al aire libre, en  una mañana templada, no tan cálida como suelen ser los días de diciembre en Jujuy. Estamos en los amplios jardines del Hotel Altos de la Viña, más exuberantes y verdes que de costumbre, debido a la temporada estival que ha llegado. La panorámica vista a la ciudad nos proporciona un horizonte amplio y prometedor. Decidimos sentarnos en el pasto, nos sacamos el calzado automáticamente, como quien se saca de encima además, toda la carga emocional e intelectual de un 2020 que tuvo una mochila muchísimo más pesada que cualquier otro año. Nos disponemos a conversar y disfrutar.

Con Inés Aid, médica psiquiatra, homeópata y consteladora familiar, nos conocemos hace 35 años. Cursamos juntas la escuela primaria, y desde que nos vimos, fuimos inseparables. Inés de niña era muy divertida, osada, traviesa, se reía abierta y melodiosamente, y su buen humor y carácter la acercaban a todos sus compañeros, que se sentían atraídos por su alegría, generosidad y magnetismo, todas cualidades que posee en la actualidad y que despliega ante los pacientes que la consultan.

Flor Mallagray
Entrevista a Inés Aid.

Sin embargo Inés conoció el dolor desde muy pequeña. Su papá enfermó de cáncer de pulmón cuando ella tenía 8 años, y murió tres años después. Recuerda ella que desde ese momento quiso ser médica oncóloga, seguramente con la ilusión de encontrar una cura para la enfermedad que le había quitado a uno de los seres que más amaba en la tierra. Con el tiempo decidió estudiar medicina en Córdoba, pero su paso por la universidad, sumado a una nueva crisis vital a sus 19, cuando sufrió una trombosis venosa profunda con una embolia pulmonar en la que peligró su vida; le provocó una gran contradicción en el modo que tenía cierto sector de la comunidad científica, en ejercer la medicina: ella observaba (y también lo vivió en carne propia), cierto destrato y hasta deshumanización del paciente. Es así que, si bien ella sabía que su misión era sanar, quería hacerlo desde un lugar más empático y holístico.

Años después, ya recibida de médica, se fue a vivir a España con su pareja de aquel entonces, y allí descubrió los remedios homeopáticos: “La primera medicina que se proponía en la Cruz Roja de Madrid, era la homeopatía, y si no funcionaba, te daban la medicina alopática”, refiere Inés. Cuando volvió a Argentina para casarse y formar su familia, decidió que quería hacer la especialidad de Psiquiatría, y paralelamente se especializó en Homeopatía y Constelaciones Familiares. Todo el camino recorrido, personal, académico y profesional, la trajeron a donde está hoy: viviendo en una “consciencia más elevada” e integrando sus saberes en un solo ser, al que ella denomina MUJER MEDICINA, que es “más que los títulos que uno puede tener…es el saber que todos tenemos una fuerza motora interior que nos permite hacer milagros".

Flor Mallagray
Inés Aid.

¿Cuáles son las dolencias y sufrimientos de las personas que llegan a consultarte?

Eso fue cambiando en mis años de práctica. Antes la gente venía porque necesitaba ser amada y escuchada. Ahora veo que el común denominador es que todos los pacientes que llegan han perdido la alegría por alguna razón. El objetivo de la terapia que hago es ayudarlos a recobrar esa alegría, con los medicamentos homeopáticos, con las constelaciones…En homeopatía decimos que, en el momento que nuestra energía vital se aleja del eje, ahí entra cualquier enfermedad, desde un resfrío hasta un cáncer. Y el objetivo de la homeopatía es restablecer el orden al paciente. Fijate que las constelaciones también buscan lo mismo: restablecer el orden del sistema, el equilibrio de las partes.

¿Qué es la felicidad?

Yo creo que muchos hemos ido atrás de la felicidad como si fuera algo a conquistar, como un destino final. Y me di cuenta de que vivimos tironeados, como una cruz: de un bracito tiramos hacia el pasado: ancestros, hechos traumáticos, crisis, y del otro brazo el futuro: el miedo a que me pase lo mismo, la incertidumbre, el no poder, y ¿cuántos de nosotros podemos vivir en el centro, que es habitar el presente? El término "Es Hoy" significa presente, y el presente significa regalo. Yo creo que la felicidad la sentimos cuando podemos habitar el presente. Y cuando damos vuelta la frase “Es Hoy”, se forma “Yo sé”. Y cuando uno se va a la cabeza con esta frase, se va a querer controlar las cosas, nos frustramos y viene la infelicidad, porque no salen las cosas como yo creo que deberían haber salido. Yo que controlo todo y que todo tiene que ser como yo quiero, no salió así. Se puede salir de esas crisis si confiamos que tenemos una fuerza motora interior que nos permite seguir, y situarnos paso a paso en el hoy.

¿Qué “sapos” ya no te comés?

No negocio más mi tiempo. Porque el rol del médico está culturalmente muy bastardeado, porque el medico tiene que estar disponible las 24 horas de todos los días. Tiene que atenderte y si es posible gratis, también. Culturalmente está visto que sos un buen médico si haces todo eso. Y la verdad es que yo he pasado por muchas. Hoy no negocio más mi tiempo, lo valoro yo y hago que el que venga también lo valore. Pongo el límite y cuando le agarrás el gusto, te encanta.

Flor Mallagray
Inés Aid.

Si tu vida fuera una película, ¿cómo se llamaría esta escena?

Me encuentro en lo simple, menos es más (se emociona). Yo pienso, tengo 40 y poder decirte hoy, que estoy viviendo en lo simple, me encanta…porque fue mucha vida. Siempre creí que tenía que hacer, hacer, hacer, me la pasé haciendo. Y hoy te puedo decir que el hacer tanto me trajo hasta acá pero ya no lo elijo tanto porque no me tengo que probar nada. Aprendí a hacer sin exigirme, por eso lo simple. Este año por ejemplo, todos a la casa, tuve que atender online, me quede sin niñera. Me quedé con mis hijos atendiendo al lado mío, y no como un sacrificio, sino como: ¡qué bueno poder hacerlo! Y poder estar descalza atendiendo, tomando mate, con mi hijo jugando al lado, y atendiendo perfecto, y que el otro, del otro lado, siente mi presencia. La felicidad también es adaptabilidad a las crisis de la mejor manera que te salga.

Estás más liviana…

Estoy más liviana de todo, de consumo y me siento plena con lo suficiente. Ahí te das cuenta cuantas cosas accesorias tiene uno: gente que no te suma, ropa que ya no querés usar, utensilios de cocina que no vas a usar jamás. Siento que me achiqué pero que mi esencia se expandió.

Contacto:

Instagram: @dra.inesaid
Cel: +54 9 3884 87-1234

Flor Mallagray
Inés Aid.

Desde la homeopatía decimos que, en el momento que nuestra energía vital se aleja del eje, ahí entra cualquier enfermedad, desde un resfrío hasta un cáncer".

© 2019 Revista CHE, Implementado por Estudio Da Vinci.