“Yo amo a Lola Mora, me siento comprometida con ella”

“Yo amo a Lola Mora, me siento comprometida con ella”

por

Raquel Abraham

Periodista. Jujeña y apasionada de mi provincia.

#Cultura

Los jujeños teníamos una deuda pendiente con la brillante escultora Lola Mora, quien dejó en nuestra provincia el invalorable legado tangible de su obra y una impronta singular en distintos espacios de nuestra ciudad capital, como por ejemplo, el jardín de Casa de Gobierno. Una deuda que será saldada con la creación del museo que llevará su nombre, como justo homenaje a una artista única.  

Una de las jujeñas que dedicó más de 20 años a la investigación y recopilación de archivos y documentos históricos sobre la escultora, es la titular del Observatorio del Patrimonio Cultural de la Provincia, Silvia Rey Campero. “Yo amo a Lola Mora, me siento comprometida con ella”, explica la profesora.

Silvia Rey Campero
Silvia Rey Campero

Su pasión por la Lola Mora data de hace mucho tiempo, allá por su adolescencia cuando cursaba los primeros años en el Colegio N° 1 “Teodoro Sánchez de Bustamante. Ese entusiasmo por la escultora era compartido con su entonces compañero de curso, el arquitecto Néstor José. Con “Champa” (como lo llaman los amigos), se pasaban horas hablando de la artista y leyendo e investigando sobre su vida y obra.

Silvia Rey Campero y Arq. Nestor José
Silvia Rey Campero y Arq. Nestor José

Tiempo después, cada uno siguió sus estudios universitarios en Córdoba y Tucumán, y una vez graduados, volvieron a reunirse. “¡Qué lindo sería plasmar todo lo que sabían sobre Lola Mora en un libro!”, pensaban. Pero las obligaciones personales, iban postergando el ansiado anhelo, como siempre, “para más adelante”.

Hasta que hace 6 años Silvia se encontró nuevamente con “Champa” y le dijo: “Tenemos que juntarnos para hablar del libro”. El arquitecto, aunque un poco dubitativo, la invitó a tomar el té y a degustar las delicias reposteras que prepara su mujer. ”Listo”, recuerda Silvia con picardía, “bastó una tarde de té para envolverlo en el proyecto”. Y así nació  “Lola Mora de Hernández en Jujuy” (Ideas Nuestras, San Salvador de Jujuy, 2013). Este libro fue un eslabón más en el camino desandado que condujo al Museo Provincial.

Tapa del Libro de Lola Mora
Tapa del Libro de Lola Mora

Con el sello de César Pelli

Silvia reconoce que al principio no quería mover las esculturas de su lugar original, justamente porque Lola Mora las puso allí. “Pero están necesitando protección”, razona. Y es por eso que desde hace algunos años, junto a un grupo de especialistas, consultaron con los mejores profesionales, quienes llegaron a la conclusión cierta de que las esculturas  debían estar a resguardo. Pero ¿quién iba a ser el encargado de materializar tamaño proyecto?

Cuenta Silvia que fue el gobernador Gerardo Morales quien tuvo la idea de que fuera nada menos que César Pelli, (el prestigioso y multipremiado arquitecto tucumano, famoso mundialmente por el diseño de las Torres Petronas, en Kuala Lumpur), quien se hiciera cargo del proyecto, diseño y montaje del Museo de Lola Mora. “Para mí era un sueño imposible”, confiesa.

Pero se llevó una grata sorpresa cuando el Jueves de Comadres del año pasado, mientras celebraba con sus amigas, recibió un llamado inesperado. Era el gobernador que le informaba que había conseguido audiencia con Pelli, y que en dos días viajaba a New York, para reunirse con el arquitecto. Quería llevarse el libro de Lola Mora para tentar al tucumano.

Días después, cuando vuelve Morales le dice dos palabras mágicas: “Ya está”. Silvia no salía de su asombro, porque recuerda que anteriormente el gobierno de Salta le había solicitado al arquitecto diseñar un proyecto para la provincia vecina, y este se había negado. “Yo creo que Pelli, como todo tucumano, se debe haber enamorado del proyecto de homenajear a Lola Mora”, deduce Silvia.

Con el aval del estudio de César Pelli, la calidad del museo estaba garantizada”.

La Paz
La Paz

La artista, bajo la lupa de Rey Campero

- Donde nace Lola Mora?

- Nace en territorio salteño, en la finca El Dátil. Pero en esos tiempos (1867) no existían  Registros Civiles. Los niños nacidos se anotaban en la parroquia más cercana, y la más cercana, era Trancas, en la provincia de Tucumán.

- ¿Cómo llega Lola Mora a Jujuy?

- Durante la presidencia de Julio Roca, este le encarga a Lola Mora esculturas para localizarlas en el nuevo edificio del congreso nacional, que es inaugurado en 1906. Allí se podían ver con claridad dos grupos escultóricos: Uno conformado por La Libertad, con Los Leones y El Comercio, también conocida como El Progreso. El otro grupo, por tres alegorías: El Trabajo, La Paz y La Justicia. Años después, por cuestiones políticas y por presión de las señoras de la época que decían que era inmoral el cuerpo desnudo, piden que las saquen en 1915. Los legisladores por Jujuy de ese momento solicitan que las manden a Jujuy. Mandaron 84 cajas con las esculturas desarmadas. Y, al revés de lo que ocurrió en Buenos Aires, las damas de Jujuy piden que venga Lola Mora a armar sus esculturas. Posteriormente, en el gobierno de Benjamín Villafañe (entre 1924 y 1927), la nombran directora de Parques y Jardines de la ciudad.

En el gobierno de Benjamín Villafañe nombran a Lola Mora directora de Parques y Jardines de la Ciudad”.

- ¿Qué se sabe de su vida íntima y de su personalidad?

- Era una mujer muy inteligente, muy audaz y emprendedora. Era una mujer de avanzada, por eso las mujeres la miraban de reojo. Inventaron que fue amante del presidente Julio Roca porque conseguía cosas… ¡lo de siempre con las mujeres! Ella consigue la primera beca del Congreso de la Nación para irse a estudiar a Europa. Esas becas solo la conseguían nobeles destacados.  Pero no solo se dedicó a la escultura y al dibujo. También impulsó investigaciones para explorar y explotar el subsuelo jujeño, convencida de su gran riqueza en petróleo y metales nobles. Lola Mora fue una pionera en la minería de Jujuy y el país.

Lola Mora era una mujer de avanzada, por eso la miraban de reojo”.

Retrato de Lola Mora
Retrato de Lola Mora

Lola Mora en las alturas

Para Silvia no hay ordenanzas ni leyes que puedan generar transformaciones sociales, si no hay voluntad política de materializarlas. Es por eso que para nuestra entrevistada es justo reconocer que la concreción de este museo es un ejemplo de “coraje y voluntad política del gobernador Gerardo Morales”.

El Museo Provincial de Lola Mora será montado en el terreno donde hoy funciona el Centro Cultural Pasquini López, en el barrio Altos de la Viña. Los profesionales que conforman el estudio de César Pelli están realizando el anteproyecto del museo. Por su parte, el guión museográfico está a cargo del Observatorio del Patrimonio Cultural de la provincia de Jujuy.  “El anteproyecto es una maravilla. Va a ser una joya. Estoy tranquila porque estamos hablando de un trabajo que están haciendo los arquitectos más importantes del mundo”, concluyó Silvia emocionada.

Silvia Rey Campero
Silvia Rey Campero