Salud Mental Materna: “Le damos a la paciente la posibilidad de poner en palabras lo que le pasa”

Salud Mental Materna: “Le damos a la paciente la posibilidad de poner en palabras lo que le pasa”

por

Raquel Abraham

Periodista. Jujeña y apasionada de mi provincia.

Fotos: Virginia Puch

#SaludMentalMaterna

En el Día de la Salud Mental Materna, el equipo de psicólogas que conforman el consultorio de Salud Mental en Maternidad y Neonatología del Hospital Materno Infantil, nos comentan sobre el rol que cumplen y el acompañamiento integral que brindan a embarazadas y su grupo familiar.

Karen

El 2 de Mayo se conmemora en todo el mundo el Día de la Salud Mental Materna. Este día se lanzó para aumentar la conciencia acerca de los problemas de salud mental materna, con el objetivo de que más mujeres busquen ayuda, reciban tratamiento adecuado y sufran menos ante eventuales complicaciones.

En Jujuy, el Hospital Materno Infantil “Dr. Héctor Quintana” cuenta con un equipo de Salud Mental en Maternidad y Neonatología, compuesto por profesionales de Psicología y Psiquiatría. Componen el consultorio del Psicología Perinatal las psicólogas Carola Alías, Alejandra Ortiz, Luciana Masacchessi, Eugenia Celiz, Zulma Gardía, la psiquiatra Eugenia Amarelle y la jefa del Servicio, María Celia Lambrisca.

Sorprende gratamente saber que en un hospital público de la provincia, se tiene en cuenta no solo la salud biológica de una mamá que está por parir, y su bebé, sino que se acompaña paralelamente el proceso con contención psicológica, emocional y fundamentalmente humana. De esta manera, se facilita que esa mamá pueda recibir a su bebé en plenitud, como es el anhelo de toda futura madre, aunque esto no siempre ocurre. “Pocas situaciones provocan un impacto tan decisivo en la salud mental de las mujeres como el ser madre, por lo que se convierte esta etapa en la más sensible y vulnerable”, explica la Lic. Eugenia Celiz. Es por eso que es necesario revisar caso por caso, en una tarea de escucha y contención, y también de diálogo permanente con el equipo médico para lograr un servicio de salud integral a las mujeres que llegan a la Maternidad a dar a luz.

Relata Eugenia que el equipo de Salud Mental de la provincia cobró vida en 2015, cuando ingresaron a la Maternidad y conformaron el equipo de psicólogos, que con el tiempo, se fue formando y especializando en salud mental perinatal. “Si bien este camino es arduo, con satisfacciones y dificultades, trabajamos con un equipo multidisciplinario y de forma intersectorial”, señala la especialista.

Las problemáticas que atienden las profesionales son variadas y comprenden desde el embarazo, el parto y el puerperio, abordando no solo a la mujer sino a la pareja, el bebé, la familia, su entorno social, desde una perspectiva siempre de derecho. “Vulnerar un derecho provoca un impacto en la salud mental materna que en este momento de tanta vulnerabilidad, es aún mayor que en cualquier otra circunstancia de la vida. También en el momento del nacimiento, por eso no solo atendemos la salud materna sino, entendiendo el vínculo simbiótico, atendemos la salud del vínculo mamá-bebé”, afirma Eugenia.

Pocas situaciones provocan un impacto tan decisivo en la salud mental de las mujeres como el ser madre”.

Anina Altea

Embarazo adolescente, la situación más frecuente


En virtud de la alta concurrencia de jóvenes embarazadas de entre 14 y 16 años, es que el equipo de Salud Mental Materna creó el Consultorio de Embarazo Adolescente. Allí refuerzan ante todo, la capacidad de autonomía de las futuras mamás. “Atendemos a la embarazada adolescente en una forma particular, hay una variable que está atravesada por la cuestión de su edad, como cualquier adolescente que vive una situación particular” – puntualiza la psicóloga - , “les mostramos cómo pueden ir tomando decisiones sobre su salud y su bebe también”.  

Si bien lo más frecuente es que los casos de embarazos adolescentes no son buscados, con un trabajo multidisciplinario se puede lograr que esa mamá, de a poco, pueda reconectarse con un sentimiento positivo. “Pueden ser embarazos no planeados, pero en algún momento empieza a haber una gestación psíquica de ese embarazo y emocionalmente se transforma en un embarazo no planeado pero que se vuelve deseado. Empezó a gestarse ese bebe psíquicamente”, ilustra la licenciada. Para poder lograr este punto, lo más importante es saber si fue una relación sexual consentida o no: “Es lo primero con lo que uno arranca en la consulta. Luego empezamos a ver qué le pasa a la persona con esta noticia y su impacto”, sostiene Eugenia. En este sentido siempre apelan a una red de acompañamiento, que muchas veces no es la madre o el padre, y es la adolescente quien elige con quién quiere atravesar esta etapa de tanta revolución hormonal y emocional.

 

Pueden ser embarazos no planeados, pero en algún momento empieza a haber una gestación psíquica de ese embarazo y emocionalmente se transforma en un embarazo no planeado pero que se vuelve deseado”.

Anina Altea

Cuidar al que cuida

Para la Lic. Alejandra Ortiz, después de cuatro años el balance da positivo: “Empezamos de cero, todas nos especializamos en esta área y empezamos a organizar la tarea”, señala. Asimismo comenta que a la paciente la abordan desde que ingresa hasta que se va del hospital: “Trabajamos con una Maternidad centrada en la familia, tenemos en cuenta la visita de los otros hijitos y somos muy flexibles con los horarios. Tratamos de favorecer el bienestar de la paciente”, manifiesta.

Por su parte, la Lic. Carola Alías enfatiza en el trabajo mancomunado con el equipo médico y los trabajadores sociales: “Nuestras intervenciones apuntan a cómo es tratada la paciente, pero también apuntan a qué le pasa al profesional médico ante determinadas problemáticas: cuidar al que cuida”, ejemplifica - , “acompañamos a los médicos a que le den información a  las pacientes y cómo comunicarla”.

En esta línea, Carola asegura que el psicólogo inserto en una institución hospitalaria y médica puede posibilitar que la persona sea vista como persona en una integralidad “donde se trata todo el tiempo de ver que no es solo un cuerpo biológico sino que es una persona con emociones, sufrimientos padecimientos, miedos, dudas”, enumera, “La mirada biologista que vino funcionando hasta ahora, es lo que se está tratando de modificar. Le damos a la paciente una escucha y la posibilidad de poner en palabras lo que le pasa y a su vez nosotras trabajar con el equipo médico en todo lo que hace a la humanización. Partimos de que nuestros primeros vínculos son lo que nos marcan y para toda la vida”, concluye.

¿Y cuándo se da el alta? Esto lo define por un lado el cuerpo médico, pero también el equipo de psicólogas, que evalúa otros aspectos antes de despedir a la mamá: “Consideramos que una paciente está de alta cuando se cumplen ciertos requisitos: estabilidad emocional, que haya un vínculo con el bebé en el que veamos indicadores favorables de apego, y el acompañamiento. Por eso hablamos de una red”, resume Eugenia.

Partimos de que nuestros primeros vínculos son lo que nos marcan y para toda la vida”.

El equipo de Salud Mental Materna del Hospital Materno Infantil trabaja de lunes a viernes por la mañana. Brinda su servicio no solo a las mamás mientras están internadas, sino que posteriormente a modo de consultorio externo, si lo evalúan necesario. Es un servicio fundamental y gratuito, a veces silencioso, pero que impacta de manera positiva en la psiquis de las madres y sus vínculos familiares.

Anina Altea