18 de septiembre de 2021

Almacén

Hábitos analógicos: ¿Cómo vivir más despacio?

Hábitos analógicos: ¿Cómo vivir más despacio?

por

María Catalina Jiménez

Redactora, correctora y autora del libro "Los lugares que no me pertenecen". (Halley Ediciones).

#Lifestyle

Vivimos a toda prisa y es como que el tiempo volara, mientras corremos de aquí para allá sin saber siquiera por qué y para qué. En esta nota, María Catalina Jimenez propone formas de "detener el tiempo" para vivir más lento y enfocados en el presente. 

 

Flor Mallagray
Foto: Depositphotos

Nuestras rutinas se vuelven cada vez más virtuales, más mecanizadas. Hay una aplicación para cada actividad que tenemos que hacer. Todo pasa por una pantalla. Recibimos información de forma constante. No nos desconectamos de lo que está ocurriendo en el mundo en ningún momento, y todo eso nos lleva a que nuestro día a día se vuelva cada vez más acelerado. No podemos quedarnos afuera de nada, tenemos que correr a todos lados.

Pero hay formas de detener el tiempo. A continuación, una guía para volver nuestra cotidianidad un poco más analógica y ralentizar nuestros relojes:

ESCRIBÍ EN PAPEL:

Volvé a conectar con la textura del papel, las manchas de tinta, los tachones, lo permanente del texto sobre la hoja.

PINTÁ CON CRAYONES:

Por un rato permitite ser un niño. Dibujá casas, árboles, autos, perros. No te preocupes por los detalles, concentrate en mezclar colores.

SACÁ FOTOS CON UNA CÁMARA ANALÓGICA:

Pensá cada foto con cuidado, prestale atención a la luz, al encuadre. Llevá la cámara cada vez que salgas de tu casa y busca la belleza en el paisaje que caminas todos los días.

ESCUCHÁ LA RADIO:

Sí, una de esas con antena y dial. Dejate sorprender por la música que alguien más elije. Descubrí temas nuevos, bailalos.

ESCRIBÍ CARTAS:

Escribile cartas de amor a cada uno de los integrantes de tu familia, a tus amigos, a viejos amores. Rememorá la sensación de las anécdotas bien contadas, permitite decir lo que de otra manera no te atreverías.

LEÉ LIBROS EN PAPEL:

Dejá el e-reader a un lado y volvé a humedecerte la punta del dedo cada vez que pases la página. Enterrá el rostro entre las páginas y recordá el olor a libro, el olor a magia.

Para detener el tiempo de manera efectiva, todas estas actividades tienen que realizarse sin ningún dispositivo electrónico cerca. Permitite olvidarte del resto del mundo por un rato y concentrate solo en el presente.

© 2019 Revista CHE, Implementado por Estudio Da Vinci.