Federico Gatti: “Innovar es pensar fuera de la caja”

Federico Gatti: “Innovar es pensar fuera de la caja”

por

Raquel Abraham

Periodista. Jujeña y apasionada de mi provincia.

Fotos: Virginia Puch

#Producción

El administrador general de la Empresa Ledesma asegura que el éxito del ingenio azucarero responde a la capacidad de adaptación y transformación constante: “Queremos que el desarrollo no sea solo para la empresa sino para la comunidad”, afirma. Aquí, los hitos más importantes de estos 111 años de historia.

Flor Mallagray
Federico Gatti

La empresa Ledesma es todo un ícono industrial de Jujuy y el país. Fue fundada en 1908 en la en el departamento ramaleño, por el inglés Enrique Wallman, quien compró el ingenio azucarero, que hasta ese entonces, consistía en primitivos trapiches con los que se extraía el jugo de las cañas de azúcar. A partir de allí, Ledesma fue creciendo ininterrumpidamente, conducida por su fundador hasta su muerte, en 1927. Siguió al mando su yerno, Herminio Arrieta, casado con su única hija, Paulette. Décadas después, la hija del matrimonio Arrieta-Wollman, Nelly, se casó con Carlos Pedro Blaquier, quien llevó adelante la empresa desde 1970 durante más 40 años. En 2013, asumió la presidencia su hijo Carlos Herminio Blaquier Arrieta.

Flor Mallagray
Ingenio azucarero, 1970.

Es decir que a lo largo de estos 111 años, con incorporaciones de accionistas societarios, Ledesma mantuvo siempre la impronta familiar. Sin embargo hoy la firma emplea a 7300 trabajadores, de los cuales 6500, son mano de obra jujeña. ¿Cómo supo crecer, desarrollarse, y resistir a las no escasas crisis económicas argentinas? El administrador general, Federico Gatti, está convencido que gran parte del éxito de la empresa se debe a la permanente innovación y adaptación a los cambios: “La empresa Ledesma ha vivido la historia misma de la Argentina”_ sintetiza_, pudimos salir adelante gracias a tener a nuestra gente pensando en cómo agregar valor y cómo mejorar la productividad, gente buceando y aportando ideas”.  

Reconocer oportunidades y recrear la producción ha sido fundamental para no sucumbir en los momentos más difíciles. Pensemos que Ledesma comenzó produciendo únicamente azúcar, siguió con alcohol, que a su vez se utiliza para producir bioetanol, luego apostó a la fábrica de papel, siguieron los cítricos, el aceite de cáscara de naranja y la producción de carne y granos (es la cuarta productora de la Pampa Húmeda). Dinámica e innovadora, Ledesma jamás se conformó con lo que ya tenía.

Flor Mallagray
Federico Gatti

¿Cuáles han sido los hitos de innovación a lo largo de estos años?

Si bien Ledesma es una empresa bastante tradicional, hacemos azúcar, la empresa siempre fue innovadora. En la década del 20 creamos el alcohol para los vehículos que hacían bioetanol, en los 70 construimos más de 5000 viviendas para nuestros trabajadores de campo, (hace seis años hicimos 1100 más). Y siempre vamos innovando en temas productivos o de relación con nuestros empleados. En el 65 tuvimos la innovación más importante del ingenio: en lugar de quemar la fibra de la caña, invertimos e hicimos una fábrica de papel blanco para escritura. Siempre estamos generando saltos innovativos. En 2003 empezamos a trabajar con la cosecha en verde. Habitualmente la caña de azúcar se la quema antes de la cosecha, y nosotros trabajamos con nuestros proveedores y productores para poder trabajar con la cosecha en verde.

¿Cómo se toman estas decisiones?

Hasta hace poco, cada área iba planteando mejoras pero hace ya dos años, hicimos una reestructuración del organigrama de la empresa, y una dirección que se creó es la Dirección de Innovación, Energía y Medioambiente. Por ejemplo, hoy el 50% de energía que consume el ingenio, es renovable. Es un área nueva, dinámica y va captando las ideas de los trabajadores. La idea es pensar afuera de la caja. Es la forma de darle sostenibilidad a la empresa.

Flor Mallagray
Federico Gatti

Nuevos lanzamientos


¿El azúcar sigue siendo el caballito de batalla de Ledesma?

Bueno del azúcar sale casi todo, pero no hay que quedarse, por eso lanzamos al mercado otras ofertas de azucares calóricas porque van cambiando las formas del consumo: llegamos con azúcar mascabo, el azúcar orgánica, que tiene una forma de producción diferente y un costo más elevado por su producción más natural. Endulzantes no calóricos naturales, a base de sacarosa. Hay que ir innovando sin perder nuestro corazón azucarero y el papel.

Flor Mallagray
Producción azucarera

¿Cuáles son las novedades con relación al aceite y los cítricos?

El año pasado hicimos una inversión importante de una planta de extracción de aceite. Hoy a la cáscara de naranja se la trata de una manera que primero se le extrae el aceite y después recién se va al procesamiento de jugo, ese aceite se exporta. Hoy aumentamos el volumen de producción, y el deshecho de la fruta. Agregamos valor, primero transformando la cáscara en aceite esencial, y luego el jugo. Y ahora estamos pensando qué hacer con la cáscara de naranja. Antes la cascara era un residuo que se lo entregábamos a los productores ganaderos de la zona, o lo disponíamos en los campos. Ahora está trabajando un equipo de gente, presentando propuestas,  para darle muchos usos, para agregar valor a eso que era un residuo, y vender productos 100% naturales: estamos pensando en envases de jugo, maples para huevos, entre otras ideas. Ojalá pronto podamos anunciar alguno.

La fábrica de papel también tiene nuevos productos para exhibir…

Recientemente lanzamos una línea de productos en papel, la resma de "Ledesma Nat", y los cuadernos "+ Bio", que es hoja 100% de la caña de azúcar con un papel que no es blanco, pero que ha tenido gran aceptación, no ha tenido blanqueos químicos, por lo que mantiene el color original de la fibra, y no tiene agregado de fibra de madera. Ahora acabamos de aprobar una inversión de casi 5 millones de dólares para en julio del año que viene aumentar la producción de las resmas "Nat", porque vimos que hay nichos importantes en Europa y Estados Unidos que consumen esto, y son nichos que marcan tendencia. Por eso hay que estar first in the market y salir con una oferta 100% sustentable.

Flor Mallagray
Ingenio Ledesma en la actualidad
Antes la cascara de naranja era un residuo que se lo entregábamos a los productores ganaderos de la zona, o lo disponíamos en los campos. Ahora está trabajando un equipo de gente, presentando propuestas, para agregar valor a eso que era un residuo y vender productos 100% naturales".

Ledesma, integrada al medioambiente


Veo que la empresa se inclina cada vez más lo natural, no solo en el producto terminado sino el modo de producción, ¿esto es una política empresarial?

Sí. Tenemos toda nuestra producción avalada por distintos sellos como Pro Yungas, que certifican el paisaje productivo protegido. Tengamos en cuenta que producimos en un ambiente de reserva de las yungas y esto muestra que la producción no va en detrimento del medioambiente, sino que somos parte y cuidadores del ambiente. Las áreas protegidas significa que tienen monitoreo y mejoramiento. Por ejemplo a los canales de riego les hicimos escaleras, para que los animales si es que caen, puedan salir. Hoy de cada tres hectáreas dos están protegidas, tenemos 150 mil hectáreas.

¿Esto es parte de la esencia de una empresa sostenible?

Las empresas hoy tienen que tener tres licencias:

 -Productiva: hacer las cosas bien y que al consumidor le guste y hacer un costo que te de una utilidad

- Ambiental: cuidar lo que tenés y mejorar lo que se puede (En 1974 Ledesma donó el Parque Nacional Calilegua). el parque nacional calilegua) hoy de cada tres hectáreas dos están protegidas, tenemos 150 mil hectáreas.

- Social: todo lo que hacemos hay que hacerlo en diálogo con las comunidades. Tenemos un Área de Relación con las Comunidades, que trabaja temas de cultura, deporte, educación. Eso nos permite seguir creciendo, apostando al medioambiente y que el desarrollo no sea solo para la empresa sino para la comunidad.

Flor Mallagray
Federico Gatti

¿Cuáles han sido las estrategias para poder salir a flote y crecer a lo largo de estos 111 años?

En 111 años pasamos toda la historia de argentina. El peor momento de Ledesma fue en 1965, cuando empezó la inversión de la fábrica de papel. Costó bastante porque era una innovación absoluta. En ese momento hubo una inversión muy importante y costó recuperarla. En 2010 comenzamos con los biocombustibles, con una inversión de 75 millones de dólares. Era un sector que le daba rentabilidad a toda la cadena azucarera, que permitía que los excedentes de azúcar, que se exportan a un precio de quebranto, se transformen en alcohol con una rentabilidad, pero en el último tiempo viene perdiendo plata. Hace dos años el gobierno viene modificando la fórmula del precio y venimos perdiendo plata. Venimos peticionando que se cumpla la fórmula que se puso en su momento. Esa rentabilidad se está perdiendo por condiciones macroeconómicas. Es un momento complicado de la industria: caída del consumo de azúcar, de papel, y ahora el bioetanol, que era una fuente de ingreso importante, ahora nos genera una situación complicada. Las empresas alimenticias venimos perdiendo, el primer trimestre, 1000 millones de pesos, pero básicamente es lo que se llama reloj financiero, la diferencia del tipo de cambio, antes estaba el dólar a $40, ahora a $65, la tasa de interés alta. Los negocios generan utilidad para el balance te hacer perder. Son momentos complicados. Pero estas iniciativas, esto de tener a nuestra gente pensando en cómo agregar valor y cómo mejorar la productividad, aportando ideas, nos ayuda a salir adelante.

El Grupo Ledesma tiene el 90% de su producción y mano de obra en Jujuy. El resto se distribuye en Villa Mercedes, San Luis, donde hay dos plantas, una de papel y otra transformadora en cuadernos, y otras instalaciones productivas en Buenos Aires, Entre Ríos y Salta. 

Tengamos en cuenta que producimos en un ambiente de reserva de las yungas y esto muestra que la producción no va en detrimento del medioambiente, sino que somos parte y cuidadores del ambiente".
Flor Mallagray
Federico Gatti