Hay que pasar agosto

Hay que pasar agosto

por

Raquel Abraham

Periodista. Jujeña y apasionada de mi provincia.

#Editorial

Flor Mallagray
Raquel Abraham, directora editorial.

Que agosto tiene mala fama, nadie lo puede negar. Cuando alguien muere en agosto se suele decir: “la pucha, es que agosto es bravo”. En realidad la gente muere todos los días y todos los meses, pero hay una arraigada creencia (al menos en el norte del país), de que agosto es malo, malevo, el cuco del año.

Peeero, a este agosto hay que sumarle que el 2020 ¡ha sido el cuco del milenio! Dios nos libre, nos salve y nos guarde: Venimos de un año que empezó con mucha ilusión, chin chin, lista de deseos, pilas de proyectos, y en menos que canta un gallo nos encontramos todos apenas asomando marzo, con tapabocas, (cual ninjas desprevenidos), codito de aquí, codito de allá, alcohol en gel como si fuera el cepillo de dientes, y una sensación de que la casa nunca está lo suficientemente sanitizada.

Si alguien nos contaba esta película el año pasado, seguramente lo hubiésemos tratado de loco de remate, alarmista y lo hubiésemos mandado a escribir un guión de cine…Pero, como tantas veces ocurre, la realidad supera la ficción y aquí estamos, bien guardados en la casa y sintiéndonos de lo más audaz cuando salimos a dar una vuelta a la manzana o a comprar a la verdulería.   

La buena noticia es que entre tanta malaria, este agosto es bebé de pecho, y el coronavirus le ha quitado todo tipo de protagonismo. Claro, algún aguafiesta podría observar que, encima de todo lo que estamos viviendo, ¡llegó agosto!, que de por sí ya es antipático, pero a esos aguafiestas no hay que darles mayor relevancia.

Y he aquí mi argumento: La verdad es que nos venimos cuidando tanto, tanto, tanto, pero tanto, que este año al menos en mi hogar no hubo resfríos, ni anginas, ni fiebre, ni diarrea, ni PIOJOS, (lo pongo con mayúscula porque los odio con todo mi ser, como toda madre), es decir que estuvimos más saludables que nunca antes. La mala noticia es que si tenemos fiebre, resfrío o dolor de garganta, aún este mes, es probable que sea Covid 19, pero si nos seguimos cuidando, es muy probable que sigamos “bien”. ¡Punto para agosto!

En resumen, si insistimos con estos hábitos de higiene que sabiamente nos enseñara “Míster Músculo” en tantas oportunidades, y claro está, sin aflojarle al mate individual, es muy posible que este mes sea uno más en cuarentena, igualito a los anteriores (¡notición!). Nos cuidamos un poco del viento norte y no olvidamos agradecer, aunque sea en el balcón del departamento, a la Madre Tierra, porque aunque hayan pasado tantas calamidades ¡seguro la culpa no es de ella! Y acá ya poniéndome un poco seria (creo que hice catarsis con un poco de humor), siempre, siempre es sanador agradecer por todo lo bueno que tenemos alrededor: familia, amigos, trabajo (para los que aún lo conservamos), y siguen los etcéteras.

Y no debemos olvidar que, cuando todo esto pase, (sí, algún día pasará), agosto volverá a ser ese mes temible, pero también el mes de la Pachamama, el viento norte y los barriletes, y aquí estaremos nosotros protagonizando cada momento con las bocas al descubierto y cruzando los dedos para “pasar agosto”.