Arnaldo Beatrice: “Uno siempre entrena para ganar”

Arnaldo Beatrice: “Uno siempre entrena para ganar”

por

Raquel Abraham

Periodista. Jujeña y apasionada de mi provincia.

Fotos: Ollie Wright

#GenteQueSí

Próximo a viajar a Japón para participar del Mundial de Karate Kyokushin junto a su hijo Francesco, Arnaldo “Cuki” Beatrice entrena full time para enfrentarse con los atletas de élite del mundo. “Siempre fui un convencido de que quería llegar lejos”, admite. Su sueño, ya está en marcha.

Flor Mallagray
Cuki Beatrice

A sus 40 años, “Cuki” (como lo llaman sus amigos) está por cumplir un sueño: competir en el XII Torneo Mundial Abierto de Karate Kyokushin en Tokio, el próximo 22, 23 y 24 de noviembre. A ese sueño se suma un plus: irá acompañado por su hijo Francesco, de 11 años, quien evidentemente heredó el espíritu guerrero de su padre, y también competirá en la categoría Junior Boys 10 y 11 años. Cuki por su parte es cinturón marrón, que es la antesala del cinturón negro; el grado más alto en karate kyokushin. Hoy integra el seleccionado argentino que se medirá en la competencia mundial. “Nosotros vamos enfocados a ganar. En el momento que pensamos que ya estamos conformes solo porque viajamos, ya salimos de la lucha _reflexiona Arnaldo_, tenemos que ir pensando que volvemos ganadores y eso hace al crecimiento no solo en el nivel técnico, sino personal”.

Cuki comenzó a practicar artes marciales cuando tenía 17 años, allá por el 95. Primero fue el kickboxing, y mientras más lo practicaba, más se apasionaba: “A medida que me iba superando, iba conociendo a gente con mejor conocimiento. Cada vez que cumplía un objetivo, me ponía otro nuevo”, relata. A principios de 2000 Cuki comenzó a viajar a Córdoba para tomar clases y así surgieron sus primeras competencias a nivel nacional. En 2007 fue campeón argentino de kickboxing en Carlos Paz. Paralelamente a sus logros en esa disciplina, comenzó con la práctica de karate tradicional, y es en aquella época cuando conoció al sensei Manuel Ruarte (su actual profesor), quien comenzó a guiarlo en su camino profesional.

Flor Mallagray
Cuki Beatrice

En 2012 tuvo la oportunidad de conocer a shihan Francisco Filho, referente mundial de kickboxing y creador de ichigeki kickboxing, disciplina a la que inmediatamente adhirió Cuki: “Al ser otra escuela, tuve que empezar desde cero, de camiseta blanca hasta que pude rendir camiseta negra y pude obtener una escuela oficial. Y allí también conocí el karate kyokushin”, explica.

En 2015 obtuvo la camiseta negra de ichigeki kickboxing, y comenzó su romance con el karate kyokushin, incentivado por Filho, quien fue campeón mundial de la disciplina en el 99. Otra vez de cero, Cuki viajaba a Córdoba como alumno a medida que iba avanzando en las graduaciones. El año pasado ganó el primer lugar en el Campeonato Sudarmericano de Karate Kyokushin en Concepción Chile. Esta laureada trayectoria, sumada a todos los conocimientos adquiridos, le permitieron abrir la Escuela de Ichigeki Kickboxing y de Karate Kyokushin en Jujuy.  “Es la única escuela del norte del país”, cuenta Cuki orgulloso, al tiempo que agrega: “Es muy importante porque tenemos las disciplinas desde El Calafate hasta Jujuy”.

Flor Mallagray
Cuki Beatrice

Combate para la vida

¿Es difícil aprender artes marciales?

Tenés que tener una conducta deportiva, un equilibrio…La verdad es que cuando uno tiene una pasión, y de que tiene un plus de que te puede gustar aparte de practicarlo, se hace mucho más fácil y lo llevás mucho mejor. En mi caso me apasionaba y siempre fui un convencido de que quería llegar lejos. Mi sueño era llegar a Japón, porque es la cuna de nuestra disciplina, y es como cuando comenzás a cerrar un círculo para posteriormente seguir circulando en cuanto al conocimiento, porque uno nunca deja de aprender. Empezás como alumno, después estás como profesor, competidor, y ahí empezás a volcar todos los conocimientos en tu trayectoria deportiva marcial.

¿Cuáles son las destrezas para practicar karate kyokushin? ¿Qué se evalúa?

Todos somos capaces de ser mejores en lo que nos proponemos, es cuestión de decidir y elegir el camino y ahí trabajar en base de eso. Siempre hay gente que tiene más condiciones que otras en el talento, en el estado físico. Pero no necesariamente puede ser mejor. Podemos tener una fortaleza en distintos ámbitos, pero lo nuestro es fortalecer lo que falta.

 

Flor Mallagray
Cuki Beaetrice

Todos somos perfectibles…

Sí. En esto te tenés que superar permanentemente. No tenemos un filtro de decir “no sabés o no tenés la condición”. Es todo lo contrario. Lo primero que captamos es que la persona tenga un objetivo y en base a eso, con la práctica, el alumno va eligiendo el camino, que puede ser la práctica o la competencia.

¿Qué le puede aportar a una persona para su vida la práctica de artes marciales?

Tener un equilibrio, hábito, fortaleza interna, resolver situaciones bajo presión. Más que nada es ir de frente, con la verdad, enfrentar situaciones. Por ejemplo: “Hoy tengo un examen, sentarme a estudiar, hacerlo y aprobar”. Enfrentar las situaciones de la vida. Si tuviera que volver atrás, volvería a elegir esto de nuevo.

Flor Mallagray
Cuki Beatrice
Todos somos capaces de ser mejores en lo que nos proponemos, es cuestión de decidir y elegir el camino y ahí trabajar en base a eso".

La meta siempre es ganar

¿Cómo fuiste haciendo tu camino profesional? ¿Necesitaste ayuda de terceros para viajar y crecer?

Si. Es difícil. A mí me costó mucho en cuanto a lo económico, porque esto es algo que invertís en conocimiento, seminarios, clases, exámenes. Yo fui un convencido de que mientras más tenía eso, mejor podía estar. En Jujuy recién en estos últimos años es como que hay un auge del kickboxing y el karate, pero esto se está dando recién ahora y es como consecuencia de lo que empezamos a hacer y que empezó a repercutir en nuestra provincia. Fue un trabajo en silencio y de gente que venía anterior a mí, que hizo que de a poco esto vaya creciendo. Estos últimos años el estar presente y participar en distintos campeonatos fue importante para poder llegar a esto. El claro ejemplo va a ser que hoy desde Argentina podremos insertar dos niños en el campeonato mundial. Los campeonatos mundiales que fueron argentinos hasta ahora, eran solo de mayores. Ahora podemos llevar juvenil y niños. El niño puede crecer de otra manera. Eso habla bien del trabajo de los que están adelante nuestro, de esfuerzo y dedicación. Este es un trabajo muy importante del sensei Manuel Ruarte, quien es el responsable en Agentina del karate kyokushin y de ichigeki kickboxing.

Flor Mallagray
Cuki Beatrice

¿Estás cumpliendo un sueño?

Este viaje lo he soñado. Siempre supe a dónde quería llegar, demoró un poco más, un poco menos, pero llegó. Tengo una satisfacción extra. Vi pasar mucha gente como competidores, y hoy, a mis 40 seguir vigente es muy lindo, gracias a la perseverancia y al esfuerzo.

¿Sos muy competitivo o el premio para vos ya es viajar a Japón?

Uno siempre entrena para ganar. Todo atleta entrena para eso.  Nosotros vamos enfocados a ganar, siempre a dar lo mejor. En el momento que pensamos que ya estamos conformes porque viajamos, ya salimos de la lucha. Tenemos que ir pensando que volvemos ganadores y eso hace al crecimiento no solo en el nivel técnico, sino personal. Trasladando siempre lo que yo uso y nuestro sistema, que esto es una herramienta para usarla en la vida cotidiana, no es una lucha de puño y patada, es resolver situaciones.

Este viaje lo he soñado. Siempre supe a dónde quería llegar, demoró un poco más, un poco menos, pero llegó".
Flor Mallagray
Cuki Beatrice